La Ciudad de México cuenta con un nuevo foco de talento artístico nacional y del resto del mundo impulsado por Pilar Cubillo y su socia Jennifer Andréu. Su galería de arte y centro de proyectos artísticos Contxt (Alejandro Dumas 164) abrió sus puertas el jueves, 11 de octubre.

MADRID, España y CIUDAD DE MÉXICO.- “Después de varios años en Europa con mi Galería de Arte, he decidido traerme toda esa experiencia a México para desarrollar Contxt, un nuevo proyecto en la Ciudad de México”, dice la galerista Pilar Cubillo, que comenzó sus estudios relacionados con el arte en Londres.

“Fue mi primer punto de acercamiento intenso con la cultura. Me apunté a un curso de educación de adultos para obtener el GCSE of Art. Ahí fue cuando decidí dedicarme al mundo del arte”, dice Cubillo, que tenía varias salidas profesionales: diseño, galerías, museos y asesoría y proyectos de arte en general.

Pero lo que me apasionó siempre fue la gestión. Me gusta organizar proyectos, estar en el mercado, hablar con los coleccionistas, colaboradores y artistas. Me apasiona el mundo de la empresa. Estudiéen Salamanca. Fue una experiencia maravillosa”, recuerda la galerista mexicana que se formó también en Milán.

Salto a México desde Madrid

La carrera profesional de esta joven mexicana comenzó en una agencia de publicidad, con trabajo de diseño gráfico, y en una empresa de venta de obras de arte. Luego empezó a llevar galerías de arte en Madrid hasta que decidió dar un salto en su carrera.

Abrí una galería en Madrid que funcionó durante varios años con el trabajo de artistas españoles sobre todo, aunque también de otros países”, dice Cubillo, que volvió a México al cabo de los años sin perder el contacto con proyectos artísticos en España.

Me quedé más tiempo del previsto en México por un tema familiar. Me di cuenta de que es un país maravilloso y lleno de oportunidades. Había venido por trabajo a ferias de arte y exposiciones en museos Puebla y en otras ciudades”, dice la galerista, que ve en México un mercado virgen y lleno de posibilidades donde la gente demanda piezas interesantes. En una ocasión logró vender las cien piezas que había llevado a México.

Redescubrí México. Como nos pasa a muchos mexicanos cuando volvemos después de muchos años, veo todo color de rosa, lleno de oportunidades. Había una oportunidad con todo lo que había vivido en Europa y todos los artistas con los que había trabajado. La gente tiene mucho interés en venir a las ferias de México, que está bien posicionado en América Latina”, dice la empresaria mexicana.

Aunque reconoce que en México se invierte en arte, considera que la educación artística no está entre las prioridades formativas de jóvenes y adultos. Tiene en mente aprovechar el interés de cada vez más personas por el arte para impulsar la formación artística para aportar conocimiento por medio de cursos formativos.

La gente va a museos, tiene interés, las aprecia, pero hay que poner los medios para que la gente conozca más sobre arte. Falta conocimiento. Se necesita más cultura del arte dese la escuela. Nunca tuve una clase en condiciones de historia del arte, fui a pocos museos cuando estaba en la escuela.

Contxt: espacio mexicano con vocación cosmopolita

La coexistencia de talento nacional con la tendencia en México a comprar sólo obras de artistas nacionales impide el impulso de talentos de otros lugares, según cuenta la galerista mexicana.

“Eso está bien porque es patrimonio del país, pero hay pocos espacios que se abran al arte internacional más allá de Estados Unidos”, dice Cubillo.

Afirma que Contxt analiza muy bien a los artistas con los que va a trabajar. Buscan artistas que despierten pasión, que se revaloricen con el tiempo, que tengan proyección y que tengan poca obra disponible porque el mercado los recibe muy bien. Más allá de nombres de artistas, buscan arte con un alto valor estético. Para llegar a ese talento, asegura Cubillo que lee sobre arte, que asiste a ferias y a exposiciones, y que observa lo que hacen otras galerías para conocer mejor las tendencias y a los talentos artísticos incipientes. Porque si de algo está segura esta galerista cosmopolita es del filón de creatividad en su país y del trabajo bien hecho.