La presencia de México en una de las grandes semanas para el arte en Madrid se produjo también en Just Mad, una feria de arte que apuesta por el talento emergente. Heartbeats Art Gallery cuenta con imponentes acuarelas, óleos y esculturas de artistas por los que apuesta su impulsor, el mexicano Gerardo Sucilla.

MADRID, España.- Al poner en marcha Heartbeats Art Gallery, Gerardo Sucilla confirmaba la teoría de que muchas grandes amistades se producen en los años de universidad. Libertad, creatividad y tiempo para elegir a esas personas con las que uno tiene cierta sintonía se conjugan para generar vínculos que pueden durar toda la vida, sobre todo si se conjugan con un proyecto profesional en común.

Decepcionados con el mundo del arte en México, el pintor Abraham Jiménez, el diseñador Horacio Quiroz, amigos de Sucilla desde que estudiaban diseño gráfico en la Universidad Iberoamericana, pusieron en marcha esta galería.

El galerista no sólo atribuye su decisión a la mayor dificultad de asentarse como artista en México por la cantidad de gente que se dedica al arte y a la saturación del mercado.

En España hay más apoyos, subvenciones y becas. Lo poco que hay en México se lo quedan los que están arriba en el poder y se lo reparten a familia y amigos. Nuestro proyecto nace como respuesta a la necesidad de crear un proyecto internacional por las malas experiencias que han tenido en México mis amigos.

 
Obras de Escoto + Carrara
Obra de Paulina Jaimes

Cuenta cómo un galerista que había comprado obras de sus amigos se retrasaba en los pagos a plazos. Después se enteraron de que había revendido la obra en cuestión a un precio tres veces superior.

“Nuestra galería surge como proyecto de honestidad y de amistad. Por eso se llama Heartbeats, versión en inglés de la canción de Juan Gabriel, Me nace del corazón”, dice este galerista. Asegura que, salvo los artistas sevillanos que se acaban de incorporar, todos los artistas se conocen.

Creo en el arte sólido y en la figuración. La pintura está viva aunque lo nieguen los conceptuales.  La pintura nunca se ha muerto.

La amistad se mantiene a distancia, pues Sucilla vive entre Madrid y Barcelona desde hace nueve años, cuando vino a estudiar. Admirador de la obra de su amigo, ha procurado promover su arte en Madrid, para lo que ha visitado ferias y buscado galerías. Sin embargo, no le ha resultado fácil entrar en un mundo que considera cerrado.

El galerista Gerardo Sucilla junto a una obra de su amigo Abraham Jiménez

Ya tienen a sus artistas, es muy arriesgado apostar por alguien desconocido. Me cansé de que me dijeran Lo nuestro es arte conceptual o abstracto. Decidí armar mi propia galería con sus amigos y hacer una minuciosa selección de artistas”, dice sobre la creación de Heartbeats.

A los organizadores de la feria JustLX, del mismo grupo que organizó Just Mad, les gustó el trabajo que presentó para la convocatoria. Lo que llegó a parecerles imposible se convirtió en realidad y, en su estreno como galería en una feria, consiguieron vender una enorme obra de dos metros de su amigo Abraham y recuperar la inversión.

“Esa feria me dio dos colaboraciones en galerías en Lisboa, lo que me dio entrada a dos exposiciones con piezas de Abraham y de la mexicana Paulina Jaimes, otra de las primeras integrantes del proyecto junto con  el dúo conformado por Federico Escoto y Roberto Carrara (Escoto + Carrara)». En una de las paredes del Just Mad se veía una imponente acuarela de esta artista en la que se ve a un hombre y a una mujer, a punto de besarse, ensangrentada la cara de ella. Los elementos de jade y obsidiana, que hacen referencia al mundo prehispánico, se combina con elementos contemporáneos y la fuerza de los colores.

Heartbeats cuenta también con la colaboración de Mateo Pizarro, dibujante colombiano y de Anahi H. Galaviz.

Con este equipo, Heartbeats se propone promover e internacionalizar proyectos de arte contemporáneo de artistas visuales emergentes de México y Latinoamérica, con una selección heterogénea de artistas aunque tienen como común denominador el buen gusto, el trabajo bien cuidado y de calidad. Aunque la galería se centra en las artes plásticas, no descartan la instalación o el videoarte para internacionalizar su proyecto por medio de sinergias con galerías que comparten su visión, de participación en ferias de arte internacionales y del uso de las plataformas digitales.

“Desde niño me gustó dibujar, lo heredé de mi padre. No era artista y no se dedicaba a ello pero dibujaba muy bien”, cuenta Sucilla, que se adentró en el arte por medio de talleres de pintura y de dibujo hasta que fue a la universidad, donde conoció a los amigos con los que comparte el gusto por el arte, un proyecto artístico y un corazón que late en sintonía.


Imágenes: Carlos Miguélez Monroy