Desde 2008, año en que estalló una de las peores crisis económicas en España, han llegado a México miles de españoles.

“Han traído a sus familias, han empezado negocios, han comprado casas, y con muchos trámites por hacer”, dice Fátima Domínguez, sevillana que puso en marcha Mexperiencia, una guía y revista digital que responde a preguntas que los españoles estaban haciendo en redes sociales. Lo hace con un lenguaje sencillo, «como si te lo contara un amigo».

La página web (http://mexperiencia.com) explica distintos trámites migratorios, el proceso de alta en el SAT, cómo volar con mascotas con nuestras palabras y documentando todos los pasos que hemos dado hasta conseguir el trámite. “Siempre con mucho respeto por este país que nos ha dado una gran bienvenida”, dice quien llegara en en 2001 con una empresa española de logística y se casara en 2004 con un mexicano. “De 2006 a 2012 vivimos en Estados Unidos para después volver otra vez a México y desde entonces vivo feliz en México, me encanta este país”. Dice Domínguez que la página esta abierta para que voluntarios escriban sobre temas útiles para los extranjeros que vienen a México, aunque sostiene que también resulta útil para muchos mexicanos y extranjeros de todo el mundo. Explica cómo contratar a un extranjero, ofrece guías para vivir en diferentes ciudades de México o dónde encontrar productos españoles; cómo hacer platillos “fusión” o reflexiones de una madre expatriada, por poner un ejemplo.

¿Qué es lo que más extrañas de España?

Lo que más echo de menos son los veranos con calor, las terracitas y el ambiente festivo de España en esa época porque en la Ciudad de México en verano estamos en plena estación de lluvias donde cae el diluvio cada tarde. Representa un cambio total de actitud y mucha paciencia.

¿Qué fue lo más difícil en tu proceso de adaptación?

Lo más difícil de cambiar es la mentalidad: la gente en México no funciona igual que en España en cuanto a forma de hablar, de trabajar, etc.  Aquí no entienden el derecho a las vacaciones porque no existe lo de un mes de vacaciones pagados que se puede convertir fácilmente en mes y medio. Aquí hay 8 días festivos al año y una semana de vacaciones a partir de un año trabajado; no está bien visto decir tacos o groserías en el trabajo; los mexicanos no dicen que no directamente y eso hace que los españoles no entendamos nada al principio.  Muchos asumen al llegar que la atención sanitaria es universal y no lo es; hay seguro social si estás dado de alta por la empresa y la sanidad privada funciona como en Estados Unidos, es buena pero muy cara. Otra cosa que se me hizo difícil fue el concepto de que la mujer debe de ser extremadamente cuidadosa en temas de seguridad, es como un paso atrás de la vida independiente que tenemos en España.  Otra cosa que cuesta mucho es la dificultad para usar el transporte público: no es seguro en muchas zonas y está muy saturado.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de México?

Este país es un paraíso por su riqueza cultural, su gastronomía, sus playas, sus montañas… la calidez de la gente, el sentimiento de que no estás solo y siempre te van a echar una mano, por ejemplo en el último temblor, un minuto después de pasar, todo el mundo estaba viendo la manera en la que podía ayudar desinteresadamente. Lo que es una desgracia es la inseguridad que estamos viviendo.

¿Qué similitudes y diferencias encuentras entre ambos países? 

Similitudes aparte del idioma: la risa, en ambos hay muchas carcajadas, mucho cariño por reunirse, celebrar y contar historias. Tanto a los mexicanos como a los españoles nos encanta pasárnoslo bien.  Las diferencias son más bien la forma de hacer las cosas, México es un país que vive muy orientado a Estados Unidos y España a Europa.

Se habla de más de 100.000 españoles en México. ¿Cómo es esa comunidad?

Es muy heterogénea.  Se van haciendo grupos de españoles en función de la edad, del estado civil, de la zona de residencia, del trabajo, de los niños… poco a poco vas haciendo tu grupo de amigos sabiendo que muchos solo vienen por pocos años y un día se irán.   Las estadísticas dicen que la mayor parte de los españoles que han llegado ha sido por una relación y estos suelen tener planes para quedarse a largo plazo.  Las parejas de mexicano o mexicana casada con española o español tienen una actitud diferente a los que llegan por pocos años. Los primeros intentan adaptarse y fundirse con la sociedad más rápidamente, compran casa, suelen vivir en zonas más residenciales y los segundos viven con un pie fuera esperando que la empresa les diga cuándo se van y aprovechan cualquier oportunidad para conocer el país y hacer turismo. Suelen vivir de alquiler en zonas donde hay más extranjeros y se puede pasear, donde hay muchos restaurantes…   Pero todos tenemos nuestras raíces en común y nos encanta encontrarnos y conocer españoles nuevos que llegan.

¿Qué le ofrece México a los españoles en estos momentos?

México es un país que da la bienvenida al extranjero pero, desde 2012, es más difícil encontrar trabajo sin visado. Hay mucho trabajo para ingenieros, ya sea en obra civil, construcción, compañías de energía, etc. En México hay también trabajo para personas especializadas.  Los trabajos de menos especialización no están bien pagados pero también hay mucha oferta.  Hay muchas oportunidades para emprender, aunque no es fácil. Te tienes que dejar la piel, pero te puede llegar a ir muy bien montando una empresa.


Fotos: Adriana Juan Durán y Carlos Miguélez Monroy. Aparecen la Ciudad de México, las Barrancas del Cobre y las playas de Oaxaca, entre Puerto Escondido y Huatulco.