Los científicos sociales encuentran numerosos obstáculos a la hora de incorporarse al sector privado, que los necesita para afrontar grandes retos. Así lo afirma Juan Pablo Zorrilla, investigador mexicano y autor de este artículo.

Artículo de Juan Pablo Zorrilla Salgador *.

MADRID, España.- Es un hecho que la pandemia del covid-19 ha cambiado el mundo y la forma en que hacíamos las cosas. Con muchas consecuencias a su paso, la gestión de la crisis sanitaria, además de ser un reto médico, tiene que ver tanto con el cumplimiento de las normas como con la salud mental, la gestión del comportamiento y la adopción de políticas, que son retos donde las ciencias sociales desempeñan un papel fundamental.

Sin embargo, los científicos sociales se enfrentan a muchos obstáculos para acceder (y ser aprovechados) en el sector privado. Algunos de estos obstáculos son:

  1. El valor de la investigación en ciencias sociales no es comprendido por la industria;
  2. No existen prácticas estándar para trabajar con la industria;
  3. Hay una falta de «habilidades empresariales» entre los investigadores de ciencias sociales;
  4. Las instituciones no están equipadas para dar cabida a la comercialización de la investigación en ciencias sociales;
  5. Faltan incentivos para realizar trabajos comerciales; y
  6. La industria no es consciente de las posibilidades y limitaciones de la investigación en ciencias sociales, y el gasto en I+D industrial en ciencias sociales es mínimo en comparación con el gasto en I+D industrial en ciencias.

Sin embargo, en el Reino Unido, han tomado cartas en el asunto y han lanzado el programa Aspect,  es una red de organizaciones que trabajan conjuntamente para apoyar la innovación, el emprendimiento y la comercialización de la investigación en ciencias sociales (que actualmente comprende 14 instituciones líderes en el Reino Unido, y que sigue creciendo). El programa Aspect pretende impulsar un enfoque centrado en las soluciones que trascienda las divisiones de las especialidades académicas/comerciales, de investigación/aplicadas y complementarias.

El objetivo principal es crear un ecosistema (una comunidad de innovación) de personas (investigadores, usuarios de la investigación y empresarios), procesos (optimización de la tubería de comercialización) e inversiones para crear formas completamente nuevas de comercialización de las ciencias sociales.

Así como se ha puesto en boga la ciencia de datos, ahora es el turno del científico social de datos (o Social Data Scientist en inglés), que es una nueva disciplina la cual proporciona los conocimientos de las ciencias sociales y las habilidades técnicas de la ciencia de datos (ciencias de la computación, programación y métodos cuantitativos avanzados), que son necesarias para analizar el big data relacionado con el comportamiento humano.

Sin lugar a dudas la disciplina del científico social de datos jugará un papel relevante en la innovación en las empresas.

Fuente: Green shoots emerge to commercialise social sciences


Juan Pablo Zorrilla

* Economista, investigador y consultor, el autor es coordinador de la Red Global MX para la región de América Latina y el Caribe

Twitter: @jp_economics

Blog: https://elanalistaeconomicofinanciero.blogspot.com/