En su primer discurso tras asumir la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador prometió trabajar 16 horas al día para acometer la “cuarta transformación”. Estableció sus prioridades de gobierno y aseguró que no buscará la reelección.

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Cinco meses después de su arrolladora victoria en las elecciones del 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México. En el Palacio Legislativo de San Lázaro juró el cargo y recibió la banda presidencial de manos de Porfirio Muñoz Ledo. Después procedió a dar su primer discurso como presidente constitucional del País.

«Iniciamos hoy la cuarta transformación política de México, puede parecer pretencioso o exagerado, pero hoy no solo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político. A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México». Así comenzó un discurso de poco más de una hora y 30 minutos en el que estableció sus principales prioridades de gobierno.

Entre otras, acabar con las políticas económicas neoliberales, poner fin a la corrupción, pacificar al país mediante su controvertida Guarda Nacional, poner a los pobres por delante en sus políticas sociales, no subir los impuestos, mantener la deuda pública bajo control, derogar la reforma educativa, revitalizar la industria petrolera y trabajar 16 horas al día para poder llevar a cabo su llamada “cuarta transformación”.

“No tengo derecho a fallarle al pueblo. Sé que las expectativas son muy altas, pero soy optimista. Vamos camino de lograr el renacimiento  de México. Nos vamos a convertir en una potencia económica y en un país modelo”, afirmó el nuevo presidente de la República.

Durante su discurso anunció que desde este sábado se instalará una Comisión de la Verdad para juzgar los casos de abusos políticos y esclarecer el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa,  y también prometió un combate frontal a la corrupción, que comenzará por la eliminación del fuero presidencial.

“Podrá ser el presidente de la República juzgado como cualquier ciudadano por el delito que sea, aun estando en funciones. Si mi esposa o mis hijos cometen un delito serán enjuiciados, como cualquier otro ciudadano”, aseguró López Obrador.  “Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de sus gobernantes y de la pequeña minoría que ha llevado a nuestro país a la desigualdad social y a la violencia que vivimos”.

El nuevo presidente de México empezó su discurso agradeciendo a su antecesor Enrique Peña Nieto por no haber interferido en el proceso electoral del pasado mes de julio, pero más tarde criticó con dureza su reforma energética y las políticas económicas “neoliberales” desarrolladas por los distintos gobiernos de México desde 1983.

“Durante la etapa del neoliberalismo el poder adquisitivo del salario mínimo se ha deteriorado en 60% y el salario de los mexicanos es de los más bajo del planeta. Durante la etapa del neoliberalismo nos hemos convertido en el segundo país con mayor número de emigrantes del mundo, 24 millones de mexicanos viven en Estados Unidos, y nos encontramos en los primeros puestos de violencia del mundo”.

En este sentido prometió que elevará el salario mínimo y rehabilitará las seis refinerías del país además de construir una nueva en Tabasco para hacer bajar el precio de las gasolinas. Afirmó que su plan de austeridad y la eliminación de la corrupción permitirán mantener las cuentas públicas sin necesidad de subir impuestos y aseguró que no solo no buscará nunca la reelección, sino que se someterá a un referéndum revocatorio cada dos años y medio.

“En ninguna circunstancia habré de reelegirme. Me someteré a la revocación del mandato porque deseo que el pueblo tenga las riendas del poder”, apuntó López Obrador.

Otro de sus anuncios más novedosos fue la creación de la mayor zona libre de impuestos del mundo: una franja de 25 kilómetros de ancho y 3 mil 100 kilómetros de longitud a lo largo de la frontera con Estados Unidos, donde el IVA será reducido del 21% al 8%. Esto, con la intención de potenciar la actividad económica de la frontera y hacer que sea una última cortina para frenar la migración de connacionales hacia Estados Unidos.

Política exterior: inversiones en Centroamérica

Durante la ceremonia de toma de posesión estuvieron presentes 14 jefes de Estado y no los 16 anunciados inicialmente por las ausencias de los presidentes de Nicaragua y Venezuela, Daniel Ortega y Nicolás Maduro. A pesar de su ausencia, el mandatario venezolano generó protestas por parte de diputados del PAN y el despliegue de una pancarta en la que se pudo leer: “Maduro no eres bienvenido”.

Sí estuvo el Rey de España Felipe VI, y también Ivanka Trump y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pence, en representación de Donald Trump. Al agradecerles su presencia, López Obrador anunció que está en conversaciones con Trump y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para que las empresas y los gobiernos de los tres países realicen inversiones en los países de Centroamérica como medida para revitalizar esa región y frenar la migración.

Baño de masas y #AMLOFEST en el Zócalo

Cientos de personas esperaban a las puertas de la vivienda de López Obrador en Tlalpan a las 10 de la mañana, para jalearlo en su salida hacia el Palacio Legislativo de San Lázaro. En el trayecto, grupos de motociclistas y ciclistas se acercaban a su Wolskwagen Jetta durante el recorrido para escoltarlo y mostrarle su apoyo.

Un baño de masas que se repitió después a su salida del Congreso de los Diputados, cuando se dirigía hacia Palacio Nacional para celebrar un almuerzo oficial con sus invitados especiales y autoridades de otros países que acudieron a su toma de protesta.

La celebración por la llegada al poder del primer presidente de izquierdas en 70 años en México continuará durante la tarde y la noche en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, donde López Obrador dará otro discurso a sus seguidores y posteriormente habrá actuaciones musicales.