El Día de los Muertos quedó inscrito por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en noviembre del 2008. Conoce los motivos del reconocimiento a esta fiesta de origen indígena, que coincidía con las festividades católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

BARCELONA, España.- El Día de Muertos es una de las muchas tradiciones que nos representan en el mundo; sin duda, una celebración de la que deberíamos sentirnos muy orgullosos.

México es el único país latinoamericano que celebra el regreso temporal de sus seres queridos ya difuntos con tal belleza plástica y un contenido entre laico y religioso fuera de serie. Se trata, dice la UNESCO, de un ejemplo de sincretismo “entre la celebración de los rituales religiosos católicos traídos por los españoles y la conmemoración del día de muertos que los indígenas realizaban desde los tiempos prehispánicos; los antiguos mexicanos, o mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y otros pueblos originarios, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano, la cual coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, principal cultivo alimentario del país”.

Aunque principalmente se asocia a los días 1 y 2 de noviembre, en algunas regiones de México se destina el 28 de octubre a las personas que murieron a causa de un accidente o de manera trágica, mientras que durante el día 30 se espera la llegada de las almas de los “limbos” o “limbitos”, es decir, de aquellos niños que murieron sin haber sido bautizados.

Lo que dice la UNESCO del Día de Muertos

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura consideró que esta celebración representaba uno de los ejemplos más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo. También se le considera una de las expresiones culturales de mayor antigüedad y plenitud de los grupos indígenas del país que, además, sigue transmitiéndose de generación en generación.

La declaratoria considera que el Día de Muertos por su «dimensión estética y metafísica debe conservarse frente al creciente número de diversiones no indígenas y de carácter comercial, que tienden a vaciarlas de su contenido espiritual». Aunque no existen riesgos de que esta festividad desaparezca, sí se ve amenazada por otras celebraciones modernas como el «Halloween”, han estimado algunos expertos del organismo.

Otro apunte importante del Día de Muertos es que representa no solo un encuentro anual con nuestros antepasados, sino que también desempeña una función social que recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de su identidad. Actualmente, México cuenta con ocho expresiones culturales inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, al igual que Colombia.