El Olentzero es un gigante carbonero que vive en las montañas y que se encarga cada 24 de diciembre de bajar a los pueblos del País Vasco y Navarra a anunciar la Buena Nueva y a repartir regalos a los niños.

 

MADRID, España.- A lo largo de los siglos, el personaje mitológico del Olentzero ha adoptado muchas formas.  Desde un gigante temible que aterrorizaba a los niños, hasta el bonachón que reparte regalos el día de Navidad que se conoce actualmente. A pesar de las diferencias de personalidad desde su origen, el carbonero ha sabido adaptarse a los diferentes tiempos sobreviviendo hasta el día de hoy.

Su historia se remonta al solsticio de invierno que se celebraba en el País Vasco y Navarra antes de la cristianización. Según su etimología, Olentzero significa «tiempo de lo bueno». De ahí el aspecto desharrapado de su figura, como significado de que «el tiempo viejo» se va y comienza una nueva época donde los días son más largos y vuelve a renacer la naturaleza y el sol. Por eso, después del pasacalles del día de Nochebuena, era costumbre quemar esta figura como símbolo de acabar con el tiempo pasado.

En sus orígenes también se llamaba Olentzero al gran tronco que ponían los aldeanos en sus chimeneas durante la Nochebuena y cuyas cenizas se esparcían en la puerta principal de las casas para protegerse durante el año nuevo. Después de la cristianización, este tronco se personificó dando lugar a un carbonero que trabaja en las montañas y que cuando se entera del nacimiento de Cristo, baja apresurado y corre la voz de la Buena Nueva por los diferentes pueblos. Por su relación con el fuego, a este personaje se le representa como un carbonero que fuma en pipa y que entra en las casas a través de las chimeneas, simbolizando así el final de lo viejo y el comienzo de lo nuevo a la vez.

Cuentos para asustar a los niños

Pero no siempre se le ha visto como el personaje simpático que trae regalos a los niños, en alguna ocasión ha sido una figura terrorífica para pequeños y adultos. Durante el siglo XVIII, se les contaba un cuento a los niños por la noche en el que se decía que el Orentzelo bajaba por la chimenea del hogar con su hoz y cuando se paseaba por las habitaciones, si veía a algún niño que no estaba dormido, le cortaba el cuello. En cuanto a los adultos se decía que podían correr la misma suerte si no tenían limpias las chimeneas o, en la versión más cristiana, si no cumplían con el ayuno en la época de cuaresma.

La imagen del Orentzelo ha sufrido cambios a lo largo de los siglos. Al principio se le representaba como un hombre grueso, sucio por el carbón vegetal que fabrica en las montañas, fumando en pipa y con la nariz roja debido a su afición al vino. Con el paso de los años y la comercialización del personaje ha cambiado su aspecto. Ahora es más estilizado, a veces luce una barba gris y se han suprimido la pipa y la nariz roja para que sea más apropiado para los niños. Lo que no ha cambiado ha sido su atuendo, siempre con la vestimenta típica vasca y la txapela.

Durante los últimos años se ha introducido la figura de Mari Domingi como novia o esposa de Orentzelo. Su nombre aparece por primera vez en una canción popular navideña de la que sacan al personaje. Propia también de la celebración del solsticio de invierno. Mari Domingi es un pastora que vive en el monte, relativamente cerca de Orentzero, donde cultiva la tierra, especialmente un manzanar, y varios tipos de plantas medicinales.

En la antigüedad, durante el solsticio de invierno se encargaba de repartir carbón, junto con el carbonero, por las diferentes casas de los pueblos para ayudar a las familias a superar el invierno. Actualmente, el carbón que repartían ha sido sustituido por juguetes para los niños pues ambos personajes también son muy diestros trabajando la madera en sus casas. Por eso da igual a quien escriban su carta los niños, tanto Mari Domingi como Orentzelo les harán llegar sus regalos.

Mari Domingi es un pastora que vive  en el monte, relativamente cerca de Orentzero, donde cultiva la tierra, especialmente un manzanar, y varios tipos de plantas medicinales.

Imágenes: flickr.com