Aunque hay varias versiones y leyendas, no hay consenso sobre el origen de la tortilla de patata, conocida en México como ‘tortilla española’. Pero desde hace décadas, un detalle en su elaboración divide a los españoles en dos: los que la quieren con cebolla y los que no.

MADRID, España.- Una buena forma para empezar a conocer a un español es saber cómo le gusta la tortilla de patatas; más hecha, más jugosa, con más huevo o con más patatas… Pero el detalle que divide al país en dos radica en un ingrediente: la cebolla.

Es una de las recetas más tradicionales de la gastronomía española y, a diferencia de otros platos típicos, conserva una misma receta para todo el territorio que sólo varia en este ingrediente.

¿La receta original incluía cebolla o se perfeccionó al añadirla? Conocer el origen de la tortilla de patatase complica con tantas versiones.

«La tortilla con o sin cebolla es un conflicto tan divertido como absurdo, porque ningún bando podrá convencer al otro jamás y todos los participantes estarán de acuerdo en que ellos o algún familiar prepara la mejor».

El recorrido de la patata hasta convertirse en tortilla

Las primeras tortillas con huevo son mucho más antiguas que la llegada de la patata a la Península Ibérica. Las primeras se cocinaban a principios del siglo XVI, tanto por españoles como por aztecas. La patata llega de Perú sobre 1560, pero durante muchísimos años se generó una confusión lingüística con la batata. Este error dificulta a los historiadores datar su introducción en la producción y gastronomía española. La confusión duró aproximadamente hasta el siglo XIX. La patata se extendió rápidamente por Europa pero tardó mucho en despertar el interés de los españoles.

Hay varios mitos sobre el origen de la tortilla. Uno de los más conocidos atribuye la autoría al general carlista Tomás de Zumalacárregui. Existen dos versiones, aunque ninguna cuenta con pruebas históricas muy convincentes: en una el general queda encantado con el plato que le prepara una pobre aldeana navarra. En la otra el mismo general preparó el plato durante el sitio de Bilbao. Otra leyenda sitúa la primera tortilla en Flandes y se la atribuye al cocinero Lancelot de Asteu. Ninguna de estas historias está respaldada por los acontecimientos históricos de la época pero son de las más conocidas.

La versión más apoyada por datos la sitúa a finales del siglo XVIII y comienza siendo una tortilla con patata hervida y harina que intentaba generalizar el uso del producto para reducir el precio del cereal. Esta primera versión se localiza en el pueblo de Villanueva de la Serena, en Badajoz.

En lo que más concuerdan los expertos es en que la tortilla española tiene un origen campesino. Las patatas se usaban para compensar la escasez de huevo en las tortillas, porque estos eran mucho más caros. El plato se fue extendiendo conforme el hambre y la guerra llegaban a zonas más seguras.

Las primeras recetas registradas no tenían cebolla y las primeras versiones que incluyen el producto son de finales del siglo XX. Así que los detractores de la cebolla pueden apoyarse en que la tortilla fue considerada como tal mucho antes de añadirle cebolla.

«Las patatas se usaban para compensar la escasez de huevo en las tortillas, porque estos eran mucho más caros. El plato se fue extendiendo conforme el hambre y la guerra llegaban a zonas más seguras.»

Fuentes:

El Español

Palacios

Cómo preparar tortilla de patatas

La receta de la tortilla española es bastante sencilla y es difícil conseguir la perfección ya que depende mucho del gusto del comensal que la tortilla esté más cuajada o que incluya más o menos patata.

Ingredientes para una tortilla para dos o tres personas: unos 300 gramos de patata, seis huevos y sal.

Preparación: la patata se pela y se corta en dados, se le añade sal y se fríen hasta que queden blandas. Los huevos se baten, se mezclan con la patata y se les vuelve a añadir sal. A continuación se fríe la mezcla a fuego medio. Para que la tortilla no se pegue a la sartén se tiene que mover suavemente al principio para a continuación dejar reposar.

Lo más complicado es darle la vuelta para que se haga por el otro lado. Se puede usar un plato que sobrepase un poco el tamaño de la sartén como base para apoyar la tortilla y girarla.

En el caso de que la tortilla lleve cebolla, esta se cortará en juliana (rodajas muy finas) y se pondrá a pochar con un chorro de aceite a fuego medio. Cuando las rodajas estén blandas se añaden a la mezcla junto al huevo.

La mejor tortilla de España

De las mejores cosas que tiene este plato es que encaja en cualquier momento del día. Puede ser perfecto como desayuno, almuerzo, merienda o cena. Y la mayoría de los restaurantes españoles que la sirven la ofrecen en varios horarios. Muchos de estos locales compiten por que sus tortillas destacan entre todas las variedades pero este 2019 el título de la mejor tortilla de España se otorgó al restaurante madrileño Casa Dani. El local se ubica en el Mercado de la Paz y consiguió el Primer Premio en el II Campeonato de España de Tortilla de Patata. El concurso se celebró en Tenerife el pasado marzo.