“México está preparado al 100% y el fraude es prácticamente improbable”, afirma en Madrid Jorge Lumbreras, coordinador de asesores de la FEPADE. Partidos opositores y analistas discrepan.

 

MADRID.- Autoridades electorales de México viajaron esta semana a España para presumir de la “solidez” de sus instituciones y defender la “certeza, legalidad y transparencia” de las elecciones del próximo 1 de julio en México, los mayores comicios en la historia del país. Además de presidente, 89 millones de mexicanos están llamados a elegir 18 mil cargos federales, regionales y locales, según el Instituto Nacional Electoral (INE).

“México está preparado al 100% para las elecciones y el fraude es prácticamente improbable”, señaló el coordinador de asesores de la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales (FEPADE), Jorge Lumbreras, en los márgenes de la conferencia ¿Qué está en juego en México?, celebrado en la Casa América de Madrid y organizado por la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón.

Durante más de doce horas, magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), así como funcionarios del INE, FEPADE, Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), representantes de algunos partidos políticos y analistas políticos independientes, sometieron a debate y escrutinio los comicios del 1 de julio. Con resultados y conclusiones muy distintas según la posición de cada uno.

En las mesas redondas de la mañana, las autoridades electorales defendieron a México como un referente internacional en materia electoral y garantizaron la transparencia del proceso. El director jurídico del INE, Gabriel Mendoza, aseguró que se instalarán el 100% de las casillas electorales el 1 de julio (unas 157 mil, según sus cálculos) y se mostró contundente ante la posibilidad de que algún candidato se niegue a reconocer los resultados de la votación. “Si después de la jornada hay ganadores o no, eso lo dicen las autoridades, no los participantes”, señaló Mendoza.

Sin embargo, en medio de la polémica porque la compañía Cambridge Analytica extrajo datos de millones de perfiles de Facebook para manipular e influir en elecciones alrededor del mundo, incluido presuntamente en México, los representantes del INE y de la FEPADE reconocieron que en el país no existe una regulación para evitar el impacto negativo de las redes sociales en las elecciones y el eventual uso de datos personales de los usuarios.

Tampoco hay herramientas ni intención de actuar en contra de la utilización de ‘fake news’ y propaganda electoral que está inundando las redes sociales en México durante esta campaña. Mónica Aralí Soto, magistrada del TEPJF, defendió la prevalencia de la libertad de expresión en las redes.

“El Tribunal Electoral siempre se ha manifestado hasta hoy, y espero que la tendencia siga, en fortalecer la libertad de expresión. En redes sociales es complicadísimo pensar en una regulación como tal”, indicó la magistrada.

“Elección en riesgo”, según el PAN

Después de las autoridades electorales, el foro ¿Qué está en juego en México? dio paso a un debate entre legisladores y representantes de algunos partidos políticos: Marco Antonio Adame, por el PAN; Luis Manuel Sada Beltrán y Rosa María de la Torre Torres, por el PRI; Silvia Luna, de Nueva Alianza, y Alejandro Chanona, de Movimiento Ciudadano.

En contra de la opinión de las autoridades electorales, los representantes de la coalición “Por México al frente”, dijeron que la elección “está en riesgo” por el uso partidista que el PRI está haciendo de las instituciones en contra de su candidato, Ricardo Anaya, acusado de lavado de dinero en plena pre-campaña. Además, recordaron el ambiente de corrupción, violencia e impunidad que vive el país y denunciaron la muerte de más de 40 candidatos durante el proceso electoral.

Este proceso hoy está en riesgo, y es por ello que miembros de nuestra coalición acudimos esta semana ante instancias internacionales como la OEA, para pedirles el envío de observadores y que con su presencia nos ayuden a contener esta agenda autoritaria y antidemocrática a favor del candidato del Partido Revolucionario Institucional desde instituciones del Estado mexicano”, indicó el panista Marco Antonio Adame.

Por su parte, los representantes del PRI cargaron contra el único candidato del único partido que no estuvo en este debate en España. “Lo que está en juego en esta elección es la consolidación o el retroceso de las reformas estructurales aprobadas en los últimos años en nuestro país”, señaló Rosa María de la Torre. “El mayor riesgo es el avance que se ve en nuestro país hacia un populismo rampante. Con un posible triunfo de ya saben quién, que nos va a llevar a ya saben dónde y ya saben cuándo», añadió.

“¿Qué pasó con la compra de votos?”, cuestionan expertos

El foro cerró con la participación de analistas políticos independientes que dibujaron un panorama muy distinto al de la solidez institucional defendida en la mañana por las autoridades electorales.

“Muchas veces escuché decir que las instituciones son robustas, que son sólidas, pero yo tengo mis dudas. Al día siguiente de cada elección el INE se congratula porque se abrieron el 99.9% de las casillas, porque en general no hubo incidentes…pero unos días después empiezan a surgir preguntas”, indicó César Astudillo, analista político.

“¿Qué pasó con la compra de los votos? ¿Qué pasó con el dinero ilegal que entró a las campañas? ¿Qué pasó con la operación de todos los gobiernos, de todos los colores, en el ámbito electoral? Bueno, pues ahí el discurso cambia porque ese sigue siendo un discurso donde las autoridades electorales dicen: ‘no tenemos todas las atribuciones, ni era nuestra responsabilidad, nosotros hicimos bien lo que nos correspondía’.  Pero eso estaba fuera de lo que a mi me gusta llamar la valla perimetral”, agregó.

Por su parte, César Astudillo resaltó el «matrimonio» entre corrupción y crimen organizado como uno de los principales trabas para poder hablar de un proceso electoral transparente. “Esta lucha por el poder es también una lucha de los poderes fácticos. De los legales e ilegales. ¿El jefe de plaza de una célula del crimen organizado va a dejar que triunfe la democracia?”, cuestionó el analista.