BlaBlaCar pone en contacto a personas que quieren realizar un mismo trayecto en coche y les permite compartir gastos, lo que permite un ahorro de hasta el 70%, según la plataforma tecnológica.

Tenía que volver a casa y no quedaban billetes de tren libres en la Navidad de 2003. Frédéric Mazzella tuvo que viajar en coche con su hermana y, durante el trayecto, observó que los vehículos que veía en la carretera iban casi todos vacíos. De este modo se le ocurrió crear una red social que pusiese en contacto a conductores con asientos libres con pasajeros que necesitasen realizar el mismo trayecto.

Así nació BlaBlaCar, que cuenta con más de 60 millones de usuarios en los 22 países en los que está presente: Francia, España, Italia, Reino Unido, Portugal, Polonia, Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), Alemania, Ucrania y Rusia, Turquía, India, Hungría, Rumanía, Croacia, Serbia, México, Brasil, República Checa y Eslovaquia.

«El coche compartido permite el acceso a una movilidad más asequible, más social y más eficiente y va a seguir creciendo en todo el mundo. Esa es nuestra misión: llevar el coche compartido a todos los rincones del mundo», dice Álvaro Zamácola, Director de Operaciones de BlaBlaCar España y Portugal.

Zamácola también destaca la comodidad de los viajes con BlaBlaCar. La plataforma permite una gran flexibilidad a la hora de organizar el viaje y los usuarios pueden viajar entre lugares que no están conectados por las infraestructuras de transporte tradicionales: aviones, trenes, autobuses…

El nombre de BlaBlaCar hace referencia a las conversaciones que tienen lugar en los coches de los que no sólo comparten gastos, sino también la experiencia de viajar juntos.

De esta manera la plataforma se convierte también en una red social que permite valorar a los distintos conductores y conocer gente mientras haces tus viajes más amenos. Esta es una de las características que diferencia la plataforma y una de las mejor valoradas por los usuarios.

Esther Ciria Barreriro vive en Sevilla. Siempre que tiene que realizar un viaje intenta que BlaBlaCar sea su primera opción. Ciria destaca la comodidad como una de las razones por las que usa esta plataforma.

“Viajar en coches es mucho más agradable, los conductores son muy flexibles, lo dejan todo claro en sus anuncios”.

En sus viajes ha conocido gente muy interesante, con la que posteriormente se ha reunido para tomar un café y charlar.

«Quedé muy satisfecho con mi trayecto de ida y vuelta entre Madrid y Santander. Me costó 40 euros, lo que me habría costado 80 en autobús y más de 100 en tren», dice Carlos, usuario mexicano que lleva 14 años en España.

El mexicano Arturo Palacios, de Salina de la Cruz, Oaxaca, lleva 15 años en España. Viaja dos veces al mes a Madrid en coche y siempre usa BlaBlaCar para ahorrar gastos. Gracias a estos viajes ha conocido a muchas personas y ha vivido muchas historias, casi todas positivas.

“Darían para escribir un libro, desde ir haciendo karaoke y cantando, que me suele pasar a menudo… se liga mucho por aquí, es exagerado, y por supuesto que he hecho amistades”, dice sobre esta plataforma que permite compartir trayectos de forma económica y, si los usuarios lo desean, conocer gente.


Imágenes de BlaBlaCar