«Llevamos un promedio de un candidato asesinado cada cuatro o cinco días. Nos preocupa sobremanera», afirma su secretario general, Luis Almagro.

MADRID.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, elevó este viernes la voz de alerta ante el nivel «inaceptable» de violencia electoral que se está viviendo en México en el marco de las elecciones del próximo 1 de julio.

Durante una conferencia sobre los desafíos para el futuro de la democracia en América Latina, en Casa América, el máximo responsable de la OEA se refirió en concreto al número de candidatos asesinados e hizo un llamado para garantizar las posibilidades de acción política de todos los aspirantes.

Nos preocupan varios elementos en la elección mexicana. El primero que nos preocupa, ya lo hemos señalado, es el asesinato de candidatos y líderes políticos en el país. Llevamos un promedio de un candidato asesinado cada cuatro o cinco días. Eso es un nivel de violencia absolutamente inaceptable en un proceso electoral. Nos preocupa sobremanera», dijo Almagro.

Durante el acto, en el que estuvo acompañado por el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, Almagro anunció el envío de una misión electoral de la OEA a México el 1 de julio para garantizar la transparencia del que calificó como el mayor proceso electoral en la historia de México, en el que además de votar a quien será el presidente del país los próximos seis años, se renovarán los 500 integrantes de la Cámara de Diputados, 128 escaños en el Senado, 27 congresos locales, 25 autoridades municipales y nueve gobernaturas.

El secretario general de la OEA también habló sobre el caso de presunto lavado de dinero que enfrenta el candidato panista Ricardo Anaya, quien denuncia que la Procuraduría General de la República está haciendo uso de estos señalamientos para beneficiar al candidato del gobernante PRI, José Antonio Meade.

Sobre este asunto, Almagro dijo respetar la independencia de la Procuraduría General de la República y pidió que se presenten las pruebas o aclaraciones correspondientes.

“Obviamente estamos en contra de la utilización política de esto, pero si es necesario investigar, es mejor investigarlo cuando es candidato que cuando es presidente. Eso es claro. Creemos en la independencia del poder judicial, creemos que las investigaciones contra la corrupción tienen que hacerse en el momento que sea necesario. Nadie está inmunizado, esto es un virus muy extendido y siempre hay que dar señales claras, respuestas claras al respecto”, añadió.

 

Sanciones contra Venezuela

En esta ocasión, Vargas Llosa no habló sobre México. El premio Nobel de literatura centró su discurso en Venezuela y las elecciones presidenciales convocadas por el presidente de ese país, Nicolás Maduro, para el próximo 20 de mayo.

“Yo creo que es muy importante quienes estamos movilizados en la solidaridad y en el apoyo a la oposición venezolana denunciemos de antemano la farsa de este proceso electoral y exijamos a nuestros gobiernos, si son gobiernos democráticos y tenemos la oportunidad de ser escuchados, que de entrada descalifiquen y rechacen un proceso electoral que es una pura y simple falsa para confirmar la dictadura de Maduro”, indicó Vargas Llosa.

En este sentido, Luis Almagro agradeció los esfuerzos que muchos países de la región han hecho para elevar el discurso contra el gobierno de Maduro, al tiempo que pidió empezar a aplicar sanciones económicas contra el régimen venezolano y pidió apoyo para las investigaciones que la OEA está realizando sobre posibles crímenes de lesa humanidad en ese país.

“Creo que hay bienes y activos bolivarianos prácticamente en buena parte de los países latinoamericanos. Es hora de que esos países apliquen sanciones económicas contra el régimen bolivariano”, señaló.

“Hoy hay una dictadura de impunes, de gente que cometió las peores atrocidades en materia de Derechos Humanos y crímenes de lesa humanidad. Esa dictadura no puede ser impune, se tienen que reforzar las variables que lleven a estos personajes ante la Corte Penal Internacional”, concluyó el secretario general de la OEA.


Fotografías: Juan Carlos Rojas