Al presentar en Madrid la primera edición en español de su libro “Fuego y Furia: en las entrañas de la Casa Blanca de Donald Trump”, el periodista y escritor estadounidense Michael Wolff se mostró convencido de que el presidente de Estados Unidos se enfrentará a un proceso de destitución en el Congreso por sus presuntos vínculos con Rusia si los demócratas ganan las elecciones intermedias del próximo mes de noviembre.

“En línea con lo que piensa su ex jefe de gabinete, Steve Bannon, creo que hay un 33% de posibilidades de que Trump acabe siendo impugnado, un 33% de que termine por renunciar al cargo para evitar su destitución y otro tanto de que finalmente consiga acabar su mandato. Pero no hay ninguna posibilidad de que se presente a un segundo mandato”, aseguró Wolf durante un acto celebrado en la Casa de América de Madrid con motivo del lanzamiento en español de “Fuego y Furia: en las entrañas de la Casa Blanca de Donald Trump” (ediciones Península).

Es el controvertido libro que desató la ira del mandatario el pasado mes de enero, que vendió más de un millón de ejemplares en sus primeros tres días en Estados Unidos y que ahora llega a España, México y otros países de América Latina. Incluye más de 200 entrevistas con personas de la Casa Blanca y del círculo cercano del presidente, repasa los momentos más polémicos de la campaña presidencial de Trump y sus primeros ocho meses de mandato, realiza una exhaustiva descripción de la vida personal del mandatario y analiza el perfil psicológico de su entorno inmediato y del propio Trump, a quien retrata especialmente por su ignorancia, su “incapacidad mental”, su falta de respeto por las normas y su superficialidad.

“Trump es tan incapaz de ejercer los poderes que tiene, que estamos completamente desprotegidos frente al nepotismo que promueve y sus ardores de guerra. Incluso si finalmente no nos lleva a una guerra, su legado será mucho peor que el de George W. Bush”, indicó Wolff, cuyo libro Trump y su entorno trataron sin éxito y por todos los medios de frenar su publicación.

Según este escritor y periodista, el final de Trump se precipitará cuando el fiscal especial Robert Mueller presente al Congreso el informe de su investigación sobre los presuntos vínculos entre Trump y el gobierno ruso durante la campaña electoral de 2016.

“Yo sospecho que todavía no hemos visto todo lo que pasó con Rusia. Va a ser muy difícil demostrar conspiración, porque para eso habría que demostrar intención, algo especialmente difícil cuando todos los actores involucrados, como su hijo Donald Trump Jr. o su yerno, Jared Kushner, son tan imbéciles que seguramente alegarán que ni siquiera eran conscientes de lo que estaban haciendo”, indicó Wolf en Madrid.

“Podrán decir que no fue conspiración, por eso yo creo que el fiscal Mueller va a optar por presentarlo como un caso de obstrucción a la justicia y encubrimiento. Cuando entregue el informe al Congreso se lo va a poner en bandeja a los demócratas si logran recuperar la mayoría en la Cámara de representantes en las elecciones intermedias de noviembre”, añadió.

“El acto final del mandato de Trump va a ser muy violento. Todas las fuerzas contrarias a Trump van a tener mucho auge. Si hay una victoria demócrata en las elecciones intermedias de noviembre va a haber un proceso de impugnación. Es cierto que para poder llevarse a cabo se necesitaría también a la mayoría republicana en el Senado, pero, créanme, a los líderes republicanos tampoco les gusta nada Donald Trump”.

Las ambiciones presidenciales de Ivanka, los vínculos con Rusia… 

Además de las entrevistas efectuadas por Wolff, el material de análisis en su libro son diálogos en reuniones formales e informales, conversaciones telefónicas y discursos del propio Trump, que sirven para repasar los momentos más polémicos de la campaña presidencial y los primeros ocho meses de la gestión del mandatario.

Incluyendo la polémica reunión de junio de 2016 en la Torre Trump con ciudadanos rusos cercanos al Kremlin, la “perplejidad” y el “asombro” que el propio Turmp vivió en la noche electoral al conocer que había ganado las elecciones, las aspiraciones presidenciales de su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner, la frustrada cumbre que este último trató de organizar entre Trump y Enrique Peña Nieto en la Casa Blanca o las razones que motivaron la renuncia de su ex jefe de gabinete, Steve Bannon, el “cerebro” y el hombre que aupó a Trump a la Casa Blanca, el pasado mes de agosto.

“En la campaña presidencial Steve Bannon era el cerebro y Donald Trump era la imagen, la portada. Así es como funcionaba su relación”, señaló Wolff. Sin embargo, la victoria en las elecciones, el creciente poder de su hija Ivanka y de su yerno, dúo al que el propio Bannon bautizó como “Jarvanka”, y el propio carácter de Trump, lo fueron cambiando todo.

“Steve creía que él iba a seguir siendo el cerebro y Trump el protagonista, pero cuando el presidente empieza a pensar que él puede hacerlo todo, es cuando todo empieza a cambiar”, dijo Wolff. El escritor y periodista estadounidense destacó la situación de aislamiento total en la que vive actualmente Trump y pronóstico que John Kelly,  sucesor de Bannon, probablemente ya esté buscando una salida para dejar su puesto. «Nadie quiere trabajar en la Casa Blanca con Trump», afirmó.

La Casa América de Madrid fue el lugar elegido para la presentación en español de «Fuego y Furia». Foto: Juan Carlos Rojas

Un presidente que “no lee” y “tampoco escucha”

El ‘establishment’ republicano se está haciendo con el control de nuevo sobre la Casa Blanca porque Trump literalmente no sabe hacer nada. De hecho, la reforma fiscal, que es el único logro conseguido por Trump en el Congreso, fue una iniciativa completamente liderada por los dirigentes del Partido Republicano”, indicó Wolff, quien asegura que los líderes republicanos “odian a Trump”. “Lo tratan con desprecio, como a una persona de la que se van a deshacer en cuanto tengan oportunidad. Consideran que es una persona incapaz de ejercer sus poderes ejecutivos”.

“Todas las personas del círculo de Trump a las que entrevisté me decían siempre las mismas dos cosas: una es que literalmente no lee nada en absoluto, ni siquiera los documentos y dossiers que le llevan, y el problema se agrava porque tampoco escucha a nadie, con lo cual es imposible hacerle llegar información y que tome decisiones”.

Como ejemplo, Wolff explicó que las razones por las que Trump empezó a rodearse de generales no son tanto sus ansias de ir a la guerra, sino porque siente que puede confiar en su autoridad. “Pero con ellos tampoco puede hablar, porque los militares precisamente son personas que cuando entran en una sala están todo el tiempo hablando de datos y enseñando power points. De una de esas reuniones salió diciendo a uno de sus aserores: ‘Esto me aburre de cojones’”.