«El aguacate michoacano es un embajador de México en el mundo», afirmó el diputado Alfredo Ramírez y, como tal, necesita reafirmar su liderazgo en el mercado con una visión de sostenibilidad y protegerse del producto de menor calidad con una denominación de origen.

URUAPAN, Michoacán, México.- En Uruapan, la ciudad número uno del mundo en producción de aguacate, con 1,1 millón de toneladas anuales, el diputado Alfredo Ramírez Bedolla expresó ante representantes del sector la necesidad de reafirmar el liderazgo de Michoacán en el mercado ante el crecimiento en la demanda y producción de esta fruta, pero con una visión de sostenibilidad.

Junto con las diputadas federales Ana Lilia Guillén Quiroz y Yolanda Guerrero Barrera, el legislador asistió a la toma de protesta de la Mesa Directiva del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Michoacán, que será presidida por Raúl Ernesto Martínez Pulido durante el periodo 2019-2022.

Raúl Martínez Pulido hizo un llamamiento a revalorar la sanidad vegetal y la inocuidad, ya que son estos elementos las llaves que abren los mercados de exportación al sector primario.

El aguacate michoacano es un embajador de México en el mundo por lo que mueve mueve en materia de economía, empleo y exportación en comparación con otros productos en el país. Por eso, Ramírez Bedolla urge a que se proteja esta industria de la producción de menor calidad en otros estados que se vende como aguacate michoacano, pero sin descuidar el equilibrio ambiental.

El diputado afín a la cuarta transformación, que se ha especializado en temas de propiedad intelectual y marcas colectivas, convocó a los productores a iniciar el proceso para que el aguacate de Michoacán obtenga la denominación de origen, y evitar así que producto de menor calidad se venda como michoacano.

La denominación de origen, explicó, además de ser una garantía de calidad en los mercados, demanda que la sostenibilidad sea un principio fundamental en la producción del fruto, y frenaría la proliferación de este cultivo en detrimento de las zonas boscosas de la entidad.

En noviembre pasado, Alfredo Ramírez promovió en el Congreso del Estado un exhorto al Gobierno de Michoacán para que apoye las gestiones ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el fin de obtener la Denominación de Origen del Aguacate Michoacano.

Producción de aguacate en México, por Estado

Michoacán registró un incremento del 26.1% en la producción de aguacate con relación al mismo periodo del año pasado; además, continúa posicionándose como el estado puntero el país al aportar el 90% de la producción nacional, seguido por Jalisco con el 5,3%, Estado de México con el 133%, Guerrero con el 0.8%, Puebla con el 0.6%.

Los estados con menos aportación de la producción del aguacate son Guanajuato con el 0,1%, seguido por Oaxaca y Yucatán con un 0,2%, Colima y Morelos con un 0,4%.

Sin embargo, a pesar de que casi todos los estados registraron un ligero incremento, las entidades que tuvieron un descenso en su cosecha son Jalisco, Puebla, Veracruz, Morelos y Colima.

La dinámica producción de la creciente demanda deriva en un aumento de la superficie total sembrada de aguacate en el país en un 4,9% en abril de 2018, que representan 11,000 hectáreas más que las sembradas en igual mes del año pasado.

Michoacán cuenta con 114 empacadoras certificadas, 87 de las cuales son para exportación (de estas 45 tienen como destino a Estados Unidos); pero además existen 121 centros de acopio para el mercado nacional, lo que convierte al estado en el principal productor y exportador de este fruto a nivel mundial, por lo que el conocido como “el oro verde” se ha convertido el embajador de México con casi dos millones de toneladas anuales, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.