El próximo 1 de julio se abrirá al público la Geoda de Pulpí, en Almería. La segunda más grande del mundo después de la geoda de las Cuevas de Naica, en México, se le considera una de las maravillas más impresionantes de la naturaleza.

MADRID, España.- A finales de 2019 se cumplirán 20 años desde que el Grupo Mineralogista de Madrid encontró la Geoda gigante de Pulpí, una de las piezas geológicas más impresionantes de España y la mayor en Europa. Pero la geoda de Cuevas de Naica en Chihuahua, México, le gana en tamaño, lo que la convierte en la más grande del mundo.

Las geodas son minerales cristalizados que crecen en las cavidades de las rocas. Se pueden encontrar de muchos tamaños y son muy llamativos por su belleza, similar a joyas y piedras preciosas que se ocultan en las profundidades del planeta. Existen desde la misma formación geológica de la Tierra y los humanos nos hemos sentido impresionados por ellas desde el principio de nuestra historia.

Los primeros usos de las geodas se remontan a principios del Paleolítico y desde entonces han inspirado el arte y están presentes en los mitos de muchas culturas. Fueron las primeras fuentes de piedras preciosas y se han comercializado desde que conseguimos arrancarlas de las rocas. Pero su extracción dificulta que el mineral salga en perfectas condiciones y es difícil igualar la belleza impoluta de estos cristales en su entorno natural y casi imposible admirar algunas del tamaño y el nivel de conservación de las cuevas en España y México.

«Las geodas fueron las primeras fuentes de piedras preciosas y se han comercializado desde que conseguimos arrancarlas de las rocas»

Geoda de Pulpí

A diferencia de su prima mexicana, la Geoda de Pulpí podrá visitarse desde el 1 de julio de 2019 en Almería. Sus descubridores tuvieron que llegar a 60 metros de profundidad para encontrar este enorme mineral de unos 8 metros de largo y dos metros de largo. Algunos de sus cristales de yeso llegan a los dos metros, lo que convierten la visita en un fenómeno único para los amantes de la geología y los minerales.

La Geoda de Pulpí se encuentra en la Mina Rica, una zona que vivió de la minería durante muchos años, en la Sierra del Aguilón.

El equipo que coordina la apertura al público de esta mina pretende que los visitantes puedan observar otras partes de la misma, además de la espectacular Pulpí. Mina Rica cuenta con un patrimonio geológico muy rico con geodas de menor tamaño que lo convierten en un lugar único para sumergirse en la tierra.

Geoda de Pulpí, Almería. Imagen, Rojocuarzo, Flickr.

Una joya de gigantes mexicanos

La geoda de las Cuevas de Naica, también conocida como Cueva de los Gigantes, se formó hace unos 250.000 años. Sus cristales alcanzan los 15 metros de largo y pueden pesar más de 10 toneladas.

Fue descubierta por el Grupo de Exploración Geográfica La Venta. Para llegar esta ella el equipo colaboró con universidades de México, Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Noruega, Italia y España. El grupo estaba formado por más de 50 científicos internacionales que determinaron que el mineral se trataba del más grande de su tipo en todo el mundo. Continuaron investigándolo hasta el año 2010.

Seis años después la mina sufrió una fuerte inundación que impidió su acceso a los expertos e interesados. Aunque la cueva se vació de agua la situación resultaba demasiado peligrosa para volver a organizar una expedición pero el equipo sigue demandando que se le permita el acceso para comprobar los daños causados.

Cuevas de Naica, Chihuahua, México. Imagen arjuna_zbycho, Flickr.