En El mexicano y mucho más, los comensales pueden probar tacos con sabores a distintas regiones de México y platillos más elaborados de la gastronomía mexicana. Gonzalo Estrada nos traslada a este restaurante en Vitoria Gasteiz y nos cuenta la historia de Alberto Solana, mecánico reconvertido a chef.

VITORIA, PAÍS VASCO, España.- Tacomaps no para y la brújula me lleva hasta Vitoria Gasteiz a visitar el restaurante del Chef Alberto Solana, un hombre que dejó en México las pinzas, las tuercas, los tornillos y la hojalatería y pintura de automóviles por los fogones de un simpático restaurante regentado por él y atendido exquisitamente por él mismo, esposa, hijos y personal en mesas y barra.

El Mexicano y mucho más, lleva en el nombre la despensa y la recompensa. Nada más llegar te reciben con una entradita de chapulines secos de Oaxaca que han brincado el charco a través de ONGs que apoyan el trabajo de las personas de las comunidades donde los crían. Su sabor es el mismo que en Oaxaca.

Solana nos cuenta un poco de su reinvención a cocinero profesional. Desde siempre, por tradición familiar, le había gustado cocinar. Por azares del destino vino a buscar suerte en el ámbito gastronómico. España y la comunidad donde se ubica su restaurante es muy exigente; les gusta comer bien, vamos a decirlo tal cual. Así que decidió hacer estudios formales en una escuela de gastronomía en Vitoria. ¡Aquí sí, depende de si el afilado lo sabe hacer el que afila!

Su carta es tan amplia como variada. Hay digamos lo básico y de primera necesidad como los tacos y las enchiladas en diferentes salsas. Probar los tacos en sus distintos gustos nos traslada a varios puntos geográficos de México, el de Carnitas a Michoacán, el de cochinita a Yucatán y los de bistec o suadero al mismito ex Distrito federal, hoy Ciudad de México.

En temporada tiene platillos muy típicos regionales como los chiles en nogada de Puebla, acompañados con cervezas de aquí y de allá y de tequilas y mezcales que galopan en su caballito, con sal y limón y después en el paladar de los comensales. ¡Destaca también la carne de buey a la mantequilla con chile de árbol!

“Los amantes de la cocina mexicana pueden comer aquí en España y en mi restaurante por supuesto como en los mejores sitios de México y sin falsas pretensiones, a veces mejor, ya que traigo ingredientes de allá y lo fusionamos con la calidad de los productos de mar y tierra de aquí”, dice Solana.  ¡Y vaya que lo comprobé en mi visita!

La presentación de sus platillos es de tal colorido y relieve que dudas en comerlos o ponerlos como cuadros en la pared de tu casa.

El ambiente del restaurante es informal, fresco, con una decoración mexicana sin estridencias; tiene su sala y terraza habilitada cuando hace mejor tiempo por aquellos hermosos rumbos de Vitoria Gasteiz en el País Vasco.

Los talleres automotrices del ex DF perdieron a un buen ingeniero mecánico pero la gastronomía mexicana en Europa ha ganado a un buen exponente, en palabras del propio Solana.


Fotos cortesía de El mexicano y mucho más