Margarita Peña, profesora en la UNAM desde hace casi 50 años, vivió en primera persona el movimiento estudiantil de 1968. En este emotivo artículo, narra cómo vivió ella aquel trágico 2 de octubre de la matanza en Tlatelolco. 

Por Margarita Peña

En la sede de El Colegio de México, calle Guanajuato colonia Roma en septiembre y octubre de 1968, había un aire de miedo, temor y combatividad. No todo era estupor: informaciones del comité estudiantil que coordinaban Roberto Gayaga, Elizabeth Velasco, Carmen Delia Valadez, Jorge Aguilar Mora, Ricardo Valero, Julio Boltvitnik, Isabel Molina, hacían suponer que se venía la represión. Desde agosto, yo había dejado de ir a las marchas debido a mi estado de embarazo.

La manifestación desde Rectoría a Felix Cuevas con el rector Barrios Sierra me produjo una hemorragia. Afortunadamente pude salvar al bebé quedándome en casa posteriormente. El 2 de octubre NO fui a Tlatelolco, pero mi casa en Copilco fue una «centralita telefónica» donde se reportaron Luis Prieto, Selma Beraud, Héctor Valdés, Paz Cervantes, la noche de ese día, tras la sangría en Tlatelolco.

Luis había pasado por Carlos Monsiváis a su casa a las 3 de la tarde, pero éste no apareció, su madre lo protegió y escondió. Monsiváis no fue a Tlatelolco aquella tarde. Vino el 2 de octubre y Bernardo Lima y cientos más, sobrevivieron. Otros no. El número de muertos y heridos exacto no ha sido precisado. Luis González de Alba, El Lábaro, por aquello de colgarse en la bandera tricolor, apodo emanado de Luis Prieto, plasmó con valentía desde su crujía en Lecumberri lo acontecido en «Los días y los años», editado por Neus Espresate en ERA. Selma lo visitaba cada domingo en prisión, al igual que a Taide Aburto y a otros presos políticos.

Selma alojó a Pepe Revueltas en su casa de Mixcoac. Antes y después. Rindamos homenaje a 50 años de distancia, a quienes se la jugaron entonces. Los recuerdos siguen emanando. Mis amigos eternos Roberto Escudero, Nacho Osorio, Nacho Hernández, Carlos Sevilla, Eugenia Valero, Marcelino Perelló, Raúl Alvarez Garín, Federico Campbell Quiroz, Sergio Pitol, Efrain Huerta, Cayetano Cantú, Leopoldo Ayala, Rita Murúa, Rosa García Mora, Sara Díaz Muñoz, Ingue Diener, Héctor Valdés, Paz Cervantes, Alcira, Ricardo Guerra, Luis Rius, Arturo Azuela, Carlos Félix, Rufino Perdomo, Juan Garzón, Huberto Batis, Luis González de Alba, no están ya con nosotros físicamente pero sí en esencia. Ellos también fijarán su mirada este 2 de octubre de 2018. 50 años no es nada.