El ex diplomático y analista Bernardo Graue Toussaint critica la propuesta del próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de fusionar el Ejército y la Marina con la Policía Federal para crear una Guardia Civil que combata a las mafias de las drogas «sin hacer uso de la fuerza».

Por Bernardo Graue Toussaint

En una perla más de su rosario de ocurrencias (por llamarlo de manera moderada, que conste), el Presidente electo López ha dado a conocer – en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco-, su sesudísimo plan para combatir el problema de la inseguridad, asunto #1 en las preocupaciones de los mexicanos.

Nos dice el hombre que gobernará México, a partir del 1 de diciembre, que desea que las fuerzas armadas (el Ejército y la Marina) se fusionen, junto con la Policía Federal, para crear una Guardia Civil que combata SIN HACER USO DE LA FUERZA a las peligrosas y violentas mafias de las drogas (sí, esas que han generado cientos de miles de muertos en nuestro país).

“Tendrán que ayudarnos sin el uso de la fuerza para garantizar la seguridad interior y ayudar a que haya seguridad pública. Tenemos un grave problema de inseguridad y de violencia en el país, y vamos a buscar la manera de enfrentarlo sin el uso de la fuerza. Vamos a atender las causas que han originado la violencia en México. Estoy seguro de que, si hay trabajo, si hay bienestar, si se atiende a los jóvenes, vamos a lograr la paz y la tranquilidad en nuestro país”, dijo.

AMLO nos dice además (para justificar la desaparición de nuestras fuerzas armadas), que podemos prescindir del Ejército y la Marina para la custodia de la soberanía ya que, en caso de una invasión, todos los mexicanos defenderíamos a la nación.

A ver, a ver…

La propuesta del Presidente electo López es, por principio de cuentas, infantil y grotesca.

Creer que a las mafias criminales (armadas hasta los dientes y con bastante disposición a jalar del gatillo), se les puede combatir con la sola presencia (desarmada y pacífica) de esa Guardia Civil, es una velada claudicación frente a los criminales; es poner en un inmenso riesgo de indefensión a la población mexicana y es poner también en riesgo de vida a los hombres y mujeres que integrarían su deseada Guardia Civil.

En muchos estados y municipios, la sola presencia de las fuerzas armadas garantiza que los criminales no se adueñen de la vida de la población. No me quiero imaginar el caos con la «idea» del Presidente electo López.

Seguramente la fobia del Presidente electo López obedece a casos reales de abuso de la fuerza y de violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas armadas. En este sentido, lo que procede es una más eficiente regulación de las acciones de los militares y sanciones duras y claras en caso comisión de delitos por parte de militares. Pero de eso a pretender desaparecer al Ejército y a la Marina hay un gran trecho. *

AMLO cree, ingenuamente, que al otorgarle un “cese al fuego unilateral” a los gatilleros criminales hará que ellos procedan igual. Esa creencia es una tontería mayúscula y constituye un riesgo inmenso para México. No tiene derecho, aún siendo Presidente de la República, de ponernos a todos en un peligro de esa magnitud.

graue.cap@gmail.com