¿Por qué se celebra hoy, 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres? 

 

Por Laura Martínez Alarcón

La declaratoria del Día Internacional contra la Violencia de Género data de 1981, durante el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, celebrado en Bogotá. La fecha fue elegida para recordar el asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, Minerva, Patria y María Teresa, activistas políticas de la República Dominicana, a quienes el dictador Rafael Leónidas Trujillo mandó asesinar. Sus cadáveres aparecieron en el fondo de un acantilado y aunque la historia se intentó vender a la prensa como un accidente, lo cierto es que no hubo duda de que se trataba de un acto de represión. Su historia quedo magníficamente plasmada en la novela La Fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa.

Para el movimiento popular y feminista de República Dominicana, estas mujeres han simbolizado históricamente la lucha y la resistencia contra la opresión política. En aquel Primer Encuentro Feminista, las mujeres levantaron la voz para condenar el maltrato hacia el sexo femenino y denunciar la violencia de género a nivel doméstico, el acoso sexual, la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas.

La Asamblea General de la ONU promueve que los gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales programen durante el 25 de noviembre un buen número de actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto del problema de la violencia contra la mujer.

Como lo dijo, en su momento, Ban Ki-moon, ex Secretario General de Naciones Unidas, «todos somos responsables de prevenir y poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, comenzando por eliminar la cultura de discriminación que permite que esa violencia continúe». Y todas las mujeres opinamos: menos palabras y más acción.