Amnistía Internacional ha presentado el informe La situación de los derechos humanos en el mundo 2017-2018. En el documento, que analiza la situación de los derechos humanos en 159 países, la organización denuncia una «crisis de la libertad de expresión» en España y alerta de los efectos de la violencia en México, país que en 2017 registró 42 mil asesinatos, la cifra más alta desde 2012.

El informe destaca que las cifras de actos violentos en México se han multiplicado y el número de periodistas asesinados es el más alto desde el año 2000. Además, en el último año se han producido motines en prisiones de varios estados, incluidos Nuevo León y Guerrero. La Comisión de Derechos Humanos alertó de la mala condición de las personas privadas de libertad.

La actualidad de México, según Amnistía Internacional, sigue marcada por detenciones y reclusiones arbitrarias que muchas veces derivan en abusos a los derechos al emplear el maltrato o tortura.

Además, el documento destaca que México es uno de los países que se encuentra más afectado por la violencia machista. Dos terceras partes de las mujeres mexicanas han sufrido violencia de género en algún momento de su vida.

El gobierno mexicano, según denuncia esta ONG, ha llevado a cabo violaciones de las libertades civiles como los intentos de controlar las redes sociales, ciberataques y espionaje o vigilancia digital. Uno de los acontecimientos más polémicos en relación a los derechos civiles, recuerda Amnistía, fue La ley de Seguridad Interior aprobada en diciembre de 2017, que da poderes a las fuerzas armadas para realizar labores habituales de la policía.

Además, el informe recuerda que a principios del año un aumento en el precio de la gasolina en México provocó revueltas sociales y saqueos que derivaron en cientos de detenciones y varias muertes. Por otro lado, los dos grandes terremotos que sufrió el país en septiembre pusieron en evidencia las carencias del país en referencia a los derechos humanos. Más de 360 personas murieron en Ciudad de México. Cerca de 250.000 personas se quedaron sin hogar.

España y la crisis de la libertad de expresión

En cuanto a España, Amnistía  Internacional denuncia en su informe anual que se han producido ataques a los derechos de libertad de expresión y reunión pacífica. La categoría de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas, afirma el informe, cuenta con más detenciones actualmente que en la época en la que el grupo terrorista ETA se encontraba activo. Las políticas han llegado a vulnerar el derecho de la libertad de expresión hasta el punto de que se han producido detenciones y condenas amparadas en esta ley por tweets y canciones polémicas.

Además, según señala el reporte, el gobierno español se ha mostrado indiferente ante la grave situación que supone la crisis de refugiados. España ha incumplido su promesa de traer a más de 17.000 refugiados. Sólo se ha llegado al 15% de esta cifra, unas 3.000 personas.

“Apocalipsis de la austeridad”

Desde el comienzo de la crisis económica de 2008, gobiernos de todo el mundo han utilizado las medidas de austeridad para recortar libertades y derechos civiles.  Pese a que muchos medios informan que los recortes económicos han comenzado a reducirse, los datos revelan lo contrario.

Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España, afirma que estamos en la época del “apocalipsis de la austeridad”. Beltrán argumenta que la austeridad propicia abusos contra los derechos civiles y políticos. Se calcula que, en los próximos años, la austeridad golpeará a más de dos tercios de los países del mundo y afectará a más de 6.000 millones de personas.

En España, según Amnistía, miles de personas sufren unas políticas de austeridad que dejan a miles de personas desamparadas, que discriminan a migrantes con situación irregular y a otros colectivos. Se han producido más de 40.000 desalojos en los primeros nueve meses del año. Los datos del informe muestran que las más afectadas son las madres solteras y mujeres víctimas de la violencia de género.

Victorias de los derechos humanos

El informe también aporta datos positivos sobre aquellos que plantan cara a la vulneración y abuso de los derechos. Arancha Vicario, presidenta de Amnistía Internacional en España, habló del resurgimiento de los movimientos de protesta. Estas congregaciones han permitido frenar las políticas de la administración Trump que pretendía impedir la entrada a Estados Unidos a inmigrantes en las zonas fronterizas o a cualquier persona de origen árabe.

“Estamos ante una nueva era del activismo social”, afirmó la presidenta en la presentación del informe. Los nuevos movimientos sociales han conseguido victorias como el levantamiento de la prohibición total del aborto en Chile o la aprobación del leyes contra la tortura y las desapariciones forzadas en México.

Este incremento de los movimientos de denuncia ha permitido que se produjeran momentos históricos como Marcha de las Mujeres que denuncia la violencia contra las mujeres y el feminicidio. La marcha tuvo su epicentro en Estados Unidos a través del movimiento #YoTambién, pero se extendió por todo el mundo con ramificaciones como “ Ni una menos” en Latinoamérica. “No importa cuán excluida esté la gente, siempre demanda igualdad y justicia”, sostiene Vicario.


Fotografías de Amnistía Internacional