MADRID.- El Gobierno de España deportó a México a Javier Nava Soria, presunto colaborador y prestanombres del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien fue inmediatamente detenido a su llegada al aeropuerto internacional de la Ciudad de México para responder por delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por los que era reclamado desde hace casi un año.

«El gobierno del Reino de España deportó a México a Javier “N”, requerido por autoridades mexicanas, por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita», informó la Procuraduría General de la República (PGR) en un comunicado.

«En virtud de que el fugitivo permaneció de forma irregular en territorio español y de que contaba con una notificación roja de Interpol vigente, las autoridades de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía de España, en colaboración con la Procuraduría General de la República, iniciaron las gestiones para su localización, detención con fines migratorios y deportación a México», agregó la PGR, precisando que su arresto se produjo el pasado 19 de febrero en Madrid.

Nava Soria fue detenido nada más aterrizar en vuelo comercial desde España, según muestra un video difundido por la Procuraduría en twitter. En el propio hangar de la PGR en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, autoridades de la dependencia le hicieron los exámenes médicos pertinentes y posteriormente fue trasladado a dependencias de la delegación de Azcapotzalco para realizar los trámites administrativos necesarios para que pueda ser presentado ante el juez federal del Reclusorio Preventivo Varonil Norte que lo reclama.

Desvío millonario de fondos públicos

Finalmente ha sido la vía migratoria y no la extradición judicial la que ha permitido poner ante la justicia mexicana a Nava Soria, sobre quien pesaba una orden internacional de arresto como presunto participe en la organización, junto a Duarte y otras personas, de un entramado de empresas fantasmas y prestanombres para desviar miles de millones de pesos de dinero público, que inicialmente estaban destinados a salud y educación en Veracruz, y habrían terminado siendo utilizados para la compra de bienes e inmuebles para Duarte y sus compinches en México y en el extranjero.

Nava Soria fue detenido por primera vez el 19 de abril de 2017 en un motel de Cabrils, a las afueras de Barcelona, donde se escondía para eludir la ficha roja que Interpol había emitido en su contra a petición de las autoridades de México, que lo consideraban «contador» y «prestanombres» de Javier Duarte.

Pasó cinco meses en prisión en España, pero los jueces de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional lo pusieron en libertad el pasado 27 de septiembre por errores de forma en la solicitud de extradición presentada por la PGR y la Fiscalía española. Las autoridades de ambos países agotaron todas las vías y recursos legales, pero la justicia española insistió en rechazar definitivamente su entrega a México, por errores de forma, el pasado 25 de enero.

Desde entonces, Nava Soria se encontraba en libertad sin cargos, pero sobre él seguía pesando la orden internacional de detención y no contaba con los permisos migratorios necesarios para poder residir en España. Solo tres semanas después, el 19 de febrero, fue arrestado en Madrid por encontrarse en situación migratoria irregular y anoche se produjo su entrega a México.

«La PGR reitera sus esfuerzos para abatir los espacios de impunidad y externa un reconocimiento y agradecimiento al Ministerio del Interior del Gobierno del Reino de España, haciendo manifiesta la estrecha colaboración entre ambos países en el combate a la delincuencia, para evitar que el límite territorial entre ambos países sea benéfico para los fugitivos», agregó el comunicado de la PGR.