David Otlica Avilés, alcalde de Nahuatzen, secuestrado en su casa en la tenencia de San Isidro por un comando armado, fue encontrado sin vida y con huellas de tortura en el municipio de Coeneo, en el mismo estado de Michoacán. Este caso podría estar relacionado con la oposición por parte de este alcalde a la libre autodeterminación reconocida por la ONU a los pueblos indígenas de acuerdo a usos y costumbres.

MORELIA, Michoacán, México.- La Fiscalía General del Estado de Michoacán confirmó el homicidio de David Otlica Avilés, alcalde de Nahuatzén, privado de libertad por sujetos armados, según fuentes policiales que participaron de la búsqueda del edil.

Detenido en Nahuatzen

De acuerdo a un comunicado de prensa, la fiscalía informó que el alcalde fue localizado sin vida en el kilómetro 1 de la carretera que va de Las Mesas a El Cortijo Nuevo.

La noche previa al secuestro, el ex integrante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) sostuvo una reunión con miembros del Consejo de Sevina, autoridad comunal que mantenía una lucha política por el control del presupuesto directo, ya que se le había cortado el flujo del dinero ante la falta de mecanismos legales que eximieran al alcalde de irregularidades en su aplicación.

Pero no era el único Consejo con el que tuvo problemas. Desde las elecciones existió controversia política por la división en el municipio; un grupo importante está a favor del sistema de partidos, situación que llevó a la confrontación entre ambos bandos.

Pasada la consulta y las elecciones, la situación no cambió, incluso hubo agresiones en contra de funcionarios del ayuntamiento, se giraron órdenes de aprehensión y hoy está vinculado a proceso y sujeto a prisión preventiva un grupo del Consejo de Nahuatzen.

Tras condenar el crimen, el Gobierno del Estado aseguró que no habrá impunidad en el caso.

El secretario de gobierno, Carlos Herrera Tello, condenó en Twitter la privación de la vida del alcalde perredista y aseguró que no habrá impunidad. Indicó que el gobierno estatal coadyuvará en todo lo que sea necesario para avanzar en las investigaciones y dar con los responsables de los hechos.

Los conflictos eran continuos en ese municipio de la Meseta Purépecha, pues los ciudadanos no querían elecciones internas sino que se eligiera el alcalde a través de sus usos y costumbres, avaladas por la ONU, como en el caso de Cherán.

En agosto del año pasado, miembros del Concejo Ciudadano del poblado indígena de Nahuatzen agredieron verbalmente e impidieron que el alcalde electo, David Eduardo Otlica Avilés, presentara su proyecto de Gobierno.

El 13 de noviembre, personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ), en cumplimiento a un mandato judicial, detuvo a dos personas del Concejo Indígena por su posible relación en  delitos ocurridos el pasado 1 de noviembre en el municipio de Nahuatzen.

De acuerdo a constancias, servidores públicos del municipio de Nahuatzen trabajaban ese día en las instalaciones de la presidencia municipal cuando escucharon detonaciones de arma de fuego que provenían del exterior, y posteriormente golpes en puertas y ventanas del inmueble, lugar de donde fueron sustraídos objetos diversos.

La PGJ integró la Carpeta de Investigación correspondiente que derivó en la solicitud de orden de aprehensión contra José Luis J., y José Gerardo G. por su posible participación en los delitos de robo calificado grave, de vehículo y sabotaje, misma que fue cumplimentada por agentes ministeriales.

Los detenidos fueron ingresados al Centro de Reinserción Social de la región y presentados ante el Juez de control, que resolvió su situación jurídica.

El 6 de diciembre de ese  año, Integrantes del Concejo Ciudadano Indígena (CCI) denunciaron que autoridades originarias de Nahuatzen fueron encarceladas injustamente por el gobierno del estado de Michoacán.

En conferencia de prensa, el abogado Ricardo Reyes Colorado, además de Efraín Avilés Jiménez, Ana María Maldonado Prado, y Efraín Villagómez vocero y consejeros de Nahuatzen, ubicada en la meseta purépecha de Michoacán, denunciaron represión del que era presidente municipal David Otlica. Argumentaban que, desde que entró en funciones, implementó una ofensiva para impedirles continuar con sus labores. Para ello, miembros del ayuntamiento secuestraron por 12 horas a cuatro personas del Consejo Ciudadano Indígena de Gobierno.

Desde 2015 la comunidad de Nahuatzen inició un proceso de construcción de autonomía como pueblo indígena. Recientemente, consiguieron el reconocimiento del Concejo Ciudadano Indígena como la autoridad responsable para el ejercicio del presupuesto que corresponde a su comunidad bajo el juicio ciudadano TEEM-JDC- 035/2017 resuelto por el Tribunal Electoral del estado de Michoacán, por lo tanto fueron reconocidos como autoridad indígena.

A partir de este momento comenzó un proceso de gestión de gobierno encabezado por cuatro representantes de cada uno de los cuatro barrios que integran la comunidad. De esta forma, el Concejo Ciudadano Indígena de gobierno de Nahuatzen ha sido clave para el cuidado del bosque, su reforestación, la promoción del deporte y una amplia gama de obra pública.

Sin embargo lamentaron que este ejercicio del derecho a la libre determinación no ha sido bien recibido por Otlica. Indicaron que  1 de noviembre, el director de análisis y desarrollo político Noel García Cansinos citó una reunión para buscar un convenio de paz duradera. Ese mismo día al atardecer, dijeron, policías municipales contratados por el ayuntamiento golpearon al chofer de recolección de basura y balacearon a uno de sus compañeros en la salida a Arantepácua.

La situación escaló aún más el 7 de noviembre, cuando una comisión del Concejo fue citada por el Gobierno del estado para dialogar sobre la utilización de lo que habían sido las oficinas del Ayuntamiento y que desde 2015 se utilizó como La Casa Comunal. En dicha negociación, el grupo que iba en representación del ayuntamiento aprovechó el retiro de los representantes del gobierno estatal para secuestrar por 12 horas a la comisión del Concejo, según diversas fuentes.

En este contexto de amenaza el Concejo aceptó abandonar la Casa Comunal hasta que una autoridad competente pudiera determinar qué autoridad podría ocupar el espacio.

Agregaron que el domingo, 11 de noviembre, fue detenido en Morelia José Gerardo Talavera Pineda, que rentó la casa donde el Concejo había decidido operar temporalmente.

«Al día siguiente fue detenido el Concejal José Luis Jiménez Meza las orillas de la comunidad y dos días después el Concejal José Antonio Arreola Jiménez. Las detenciones estuvieron a cargo de la policía de investigación y se realizaron con violencia, particularmente la detención de Antonio ocurrió en su casa y sus hijos pequeños fueron encañonados y amenazados por policías», según las fuentes.

De acuerdo a información proporcionada por los mismos presos, los primeros días que estuvieron encarcelados fueron golpeados durante las noches por personas desconocidas.

«Estamos convencidos de que luchar por nuestra libre determinación es luchar por nuestros bosques, por nuestra comunidad y por nuestras vidas. Somos un pueblo pacífico y apostamos al diálogo como un instrumento que nos permita resolver los conflictos que podamos tener con el gobierno municipal o con el gobierno estatal», según fuentes de Nahuatzen.

Emplazaron al gobierno del estado para que cese la represión y el hostigamiento contra el Concejo Ciudadano Indígena de Gobierno y acepte sus propuestas de diálogo para encontrar alternativas que permitan ejercer sus derechos en plenitud, así como vivir en paz en la comunidad.

«Exigimos la cancelación de las órdenes de aprehensión y la libertad inmediata de nuestros compañeros presos injustamente, las razones que los mantienen encarcelados son políticas inaceptables en un estado democrático de derecho», dicen.

El edil de esa población acaba de ser secuestrado, torturado y ejecutado.