Alberto Kalach, nombrado Mejor Arquitecto de México en 2017, busca devolver a la vida el Lago de Texcoco. Un proyecto que forma parte de una visión de desarrollo urbano y rescate ecológico que cobra cada vez más impulso a nivel nacional e internacional.

Como parte de la concienciación que surge de la lucha contra el cambio climático, cada vez aumentan los proyectos arquitectónicos que buscan una construcción más en equilibrio con el entorno. Lo que se conoce como arquitectura «sustentable» y que hace referencia a lo sostenible desde un punto de vista ambiental. Un modelo que apuesta por no dañar el entorno donde se situarán las edificaciones, del mismo modo que pretende perjudicar lo mínimo posible el medioambiente.

Y aunque esto no sea algo nuevo, en estos últimos años ha ido popularizándose esta arquitectura cada vez más de la mano de grandes personalidades como el mexicano Alberto Kalach, o el Equipo Mazzanti, encabezado por el colombiano Giancarlo Mazzanti.

Ambas personalidades cuentan con una gran trayectoria en todo tipo de proyectos de lo más diversos, pero al mismo tiempo comparten un punto en común, una arquitectura que mezcla innovación con sostenibilidad. Una mirada hacia el futuro con proyectos de lo más modernos y que, al mismo tiempo, encajen perfectamente en el medio donde están destinados a situarse.

En el caso de Kalach, nombrado Mejor Arquitecto de México el pasado 2017 durante la ceremonia del Premio Firenze Entremuros, destaca su firme compromiso con el medio ambiente, así como con la Ciudad de México; escenario que recoge algunos de sus trabajos más característicos. Como la Torre 41, una moderna obra arquitectónica que se localiza frente al emblemático Bosque de Chapultepec. Por otro lado, también merece una especial mención la Biblioteca Vasconcelos, otra emblemática localización de Ciudad de México cuya construcción se llevó a cabo tras la proyección de un equipo encabezado por Alberto Kalach y que se ha convertido en referente para todo tipo de proyectos futuros.

Y mientras que estas dos estructuras ya han servido para demostrar el compromiso de los equipos encabezados por este arquitecto con su entorno, Kalach tiene presente otro proyecto que busca devolver a la vida el lago de Texcoco, un área de enorme valor ecológico que ha ido urbanizándose poco a poco.  Un proyecto que, como recoge Kalach en la web TAX, “forma parte de una visión de desarrollo urbano y rescate ecológico que generará un sistema de lagos contiguos e interconectados por infraestructuras urbanas alimentados por aguas residuales que la ciudad actualmente desecha”.

Por otra parte, mientras que el arquitecto mexicano defiende que este último proyecto presentado no tiene nada de utópico, Giancarlo Mazzanti y su Equipo Mazzanti, responsables entre otros del Parque Biblioteca España de Medellín, Colombia, forman parte de los distintos estudios encargados de acercar su mirada personal sobre la arquitectura a través del ciclo La construcción de la Utopía. Donde a través de una serie de conferencias en el Centre Pompidou Málaga, en España, y rodeados de distintas obras que forman parte de la exposición Utopías Modernas, irán alternando distintas conferencias en un ciclo que comenzó el pasado 12 de marzo con una charla del propio Mazzanti.

Iniciativa que se espera que continúe durante el resto de 2018 y prosiga una vez entrado 2019. Una situación que no es nueva, al menos para este arquitecto y su equipo, que ya cuenta con una exposición permanente en el Museo Georges Pompidou, en París, desde hace algunos años.

Y con ejemplos de arquitectura sostenible como puedan ser el Equipo Mazzanti; o Alberto Kalach y todos los proyectos con los que lleva largo tiempo dando forma a un compromiso más firme con el medio ambiente en Ciudad de México, no es de extrañar que esta capital se coronara en 2017 como una de las finalistas de los premios “C40 Cities Bloomberg Philanthropies Awards”. Unos galardones que buscan recompensar la labor de distintas ciudades en su lucha contra el cambio climático, así como su reconocimiento en la defensa del medio ambiente.

Por eso, no podía celebrarse más que en Ciudad de México el Festival de Arquitectura y Ciudad, Mextrópoli; que entre los días 17 y 20 de marzo celebró su quinta edición. En esta ocasión el evento, que contó con la participación de un gran número de profesionales, así como con la asistencia de alrededor de 50.000 personas, quiso hacer especial hincapié tanto en las ciudades sostenibles como en la reconstrucción de estas, teniendo muy presente el terremoto del pasado 19 de septiembre.