El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, expresó su compromiso de cumplir con las nóminas pendientes de pago de los maestros, luego del amago de los sindicatos magisteriales de suspender las clases en 2019.

 

MORELIA, Michoacán.-  Luego del amago del magisterio michoacano SNTE- CNTE de suspender clases en el 2019 si no les pagan, el gobernador Silvano Aureoles Conejo señaló que hay compromiso de cumplir en diciembre con los pagos pendientes para  los trabajadores.

Tras reunirse con Esteban Moctezuma Barragán, titular de la SEP,  expresó que hay obligación por resolver esta semana el pago de salarios y prestaciones de diciembre para las y los docentes de Educación Básica, y construir de forma conjunta una solución a largo plazo del sistema educativo estatal, fueron los acuerdos entre el Gobierno de Michoacán y la Secretaría de Educación Pública federal, anunció Aureoles Conejo.

«Las maestras y maestros michoacanos pueden tener certeza de que no se van a quedar solos para el cierre de año y que vamos a construir una ruta de solución a largo plazo para el problema estructural del sistema educativo de la entidad», afirmó.

En mensaje a medios de comunicación estatales para informar sobre la reunión que sostuvo el pasado lunes con el secretario de Educación Pública federal, Esteban Moctezuma Barragán, el titular del Ejecutivo michoacano aseguró que encontró apertura, receptividad y disposición para juntos, Estado y Federación, atender las demandas del sector.

De este encuentro, detalló, se derivan dos compromisos puntuales: cerrar el mes de diciembre cubriendo lo relativo a salarios y prestaciones de docentes de Educación Básica, que podría resolverse esta misma semana.

Y segundo, integrar un equipo para construir soluciones de fondo al problema estructural del sistema educativo estatal, que data de al menos 26 años, de tal manera que sea resuelto a largo plazo.

«En el transcurso de esta mañana algunas calles y carreteras del estado estarán cerradas, debido a que los maestros de Michoacán se van a manifestar en ejercicio de su derecho, para pedir se cumpla con el pago salarial de las últimas dos quincenas del año y bonos pendientes», escribió el Gobernador en su cuenta en la red social Twitter.

Aunque el Gobernador reconoce el derecho a la manifestación de los profesores, no reconoce el derecho al libre tránsito de la ciudadanía, y en un mensaje que sigue al primero escribió:

Con el amago de no iniciar las clases en enero de 2019 una vez pasado el periodo de vacaciones, se manifestó el magisterio michoacano. El dirigente de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Víctor Manuel Zavala, expuso que esto dependerá del cumplimiento de las autoridades.

Entrevistado en el bloqueo de la salida a Salamanca, el líder mencionó que les deben quincenas de noviembre y quieren que se garanticen las que vienen de diciembre.

Con ello, recriminó las declaraciones hechas el fin de semana en las que el gobernador, Silvano Aureoles, señalaba que no se tenía el dinero para pagar quincenas y conceptos de fin de año.

Y es que un monto por 512 millones de pesos reconoce la administración pública de Michoacán como adeudo con el magisterio por concepto de bonos, prestaciones y estímulos no entregados, según Gustavo Logan Meza Herrera, delegado administrativo de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE).

Esta cifra equivale a cerca del 50 por ciento de lo reclamado por docentes adscritos al sistema educativo público, más de mil millones de pesos.

Meza Herrera explicó que al inicio de la gestión local en funciones, en octubre de 2015, se encontró un saldo insoluto por dos mil millones de pesos, correspondiente a bonos, prestaciones y estímulos estatales asignados y no pagados a los docentes.

En los siguientes dos años se realizaron pagos que permitieron reducir esa deuda a 300 millones de pesos, por dos bonos generados en 2017.

No obstante, en el curso de este año nuevamente se acumularon conceptos por dispersar, un total de tres bonos, lo que elevó la cuantía del adeudo a 512 millones de pesos, de acuerdo con los datos proporcionados por la SEE y la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA).

El delegado administrativo de la Secretaría de Educación del Estado, Gustavo Logan Meza, aseguró que no se reportan atrasos en el pago de las quincenas de los profesores, contrario a los señalamientos de dirigentes gremiales.  No obstante, afirmó que si bien “las quincenas siempre han estado y seguirán garantizadas, sufrimos para pagar los bonos, porque enfrentamos un déficit importante en materia educativa”.

Explicó que la ley de ingresos vigente en Michoacán en 2018 estableció que a las arcas públicas entrarían cuatro mil 500 millones de pesos en el período de referencia.

Sin embargo, el déficit anual en educación asciende a cuatro mil 700 millones de pesos.

«Incluso si destinamos todos los ingresos del año que tendrá el estado, los que permiten solventar la operatividad de los tres poderes del gobierno local y de los organismos autónomos, podríamos abatir el déficit del sector educativo», señaló Logan Meza.

Expuso que cada año el estado paga al magisterio mil 668 millones de pesos por 26 bonos, lo que contribuye al déficit, “que nos rebasa por mucho”.

Esto orilla a acudir a fuentes de financiamiento externas, particularmente ingresos extraordinarios no regularizables, que entre octubre de 2015 y el momento presente alcanzan seis mil millones de pesos, aseveró Gustavo Logan Meza.

Ante la deuda impagable el gobernador Silvano Aureoles, el 26 de noviembre anunció en la Ciudad de México que dan por terminada la adhesión al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, celebrado desde 1992, y el Convenio de Coordinación para la Conclusión del Proceso de Conciliación de Plazas Transferidas, suscrito en diciembre de 2014.

El argumento, según Aureoles, es que las finanzas del estado no dan para cubrir la nómina magisterial.

No hay para cerrar el mes de diciembre, la quincena y el aguinaldo. No es que no me importe la educación, pero ese tema no es mi responsabilidad, sino del gobierno federal. La administración tiene 30 días para nombrar un representante y solucionar el problema

Indicó que las diversas modificaciones al acuerdo original, tanto en la distribución de recursos como en la operación de los mismos, “impuestos de manera unilateral” por las Secretarías de Hacienda (SHCP) y Educación Pública (SEP), han generado un grave perjuicio a las finanzas públicas estatales, lo que “hace imposible continuar con los servicios a su cargo”.

Para ello, anunció la determinación de interpelar extrajudicialmente ante la SHCP y la SEP para dar por terminado los convenios en un plazo de 30 días, “esperando la mejor respuesta con prontitud”.