La PGR, que ordenó su detención en abril de 2014 después de difundirse un vídeo en el que aparecía recibiendo supuestas órdenes del líder del cártel de Los Caballeros Templarios, ha retirado los cargos en su contra. Durante su encarcelamiento siempre defendió ser un preso político.

 

MORELIA, Michoacán.- Después de pasar casi cuatro años y medio recluido en prisión por presuntos vínculos con el crimen organizado, el ex gobernador interino de Michoacán Jesús Reyna García salió libre este sábado luego de que la PGR retiró los cargos en su contra y el juez que llevaba el caso determinó su absolución.

Reyna García había sido detenido en abril de 2014 en la Casa de Gobierno del estado después de que su antecesor, Fausto Vallejo, le pidiera públicamente entregarse tras difundirse un vídeo en el que aparecía junto al ex diputado local y actual líder de los transportistas, José Trinidad Martínez Pasalagua, recibiendo órdenes del narcotraficante Servando Gómez, alias ‘La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios.

La PGR, que lo acusó entonces de mantener vínculos con el narcotráfico, ha retirado los cargos en su contra, por lo que el también ex dirigente estatal del PRI abandonó el penal de mediana seguridad David Franco Rodríguez alrededor de las 3:55 horas de la madrugada de este sábado, según reportes.

Desde su encarcelamiento, Reyna García, una de las figuras más prominentes de la política michoacana, se declaró preso político y dijo ser víctima de una venganza del entonces Comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes.

En sus primeras declaraciones después de salir de prisión ha calificado su estancia en la cárcel como una etapa difícil, dura y prolongada. De igual manera, destacó que tiene mucho que decir y dará a conocer versión para que la ciudadanía sepa qué ocurrió y ,sobre todo, se puedan corregir errores.

“Esta ha sido una etapa difícil sin duda, muy dura, prolongada. Tan difícil, dura y prolongada, como injusta, que nos ha tocado vivir a mí y a mi familia”, indicó Reyna al ser liberado.

Además, recordó un duro momento que le tocó vivir en este tiempo que estuvo preso, y fue el perder a una hija a la que, aseguró, saldrá a buscar.

Con 66 años, Reyna encabezó el gobierno interino de Michoacán entre abril y octubre del 2013, luego de que el titular del Ejecutivo estatal de ese tiempo, Fausto Vallejo Figueroa, fuera sometido a una operación quirúrgica.  Eran los tiempos en los que el cártel de los Caballeros Templarios mantenía la hegemonía criminal en la entidad y se erguía como un poder paralelo.

En los últimos meses, el también ex jefe de los diputados locales y federales del PRI se acogió a la propuesta del gobernante partido Morena de liberar a aquellas personas que están en las prisiones del país y se consideran presos políticos.

El alcalde de Morelia, Raúl Morón, de Morena, dijo estar contento porque en su opinión la estadía en prisión del exgobernador fue un asunto político. “Se ha hecho husticia”, indicó el presidente municipal y ex senador del PRD.

Asimismo, indicó que conoce las irregularidades del expediente que desde hace dos años comenzaron a empujar la liberación de su «amigo» a quien consideró «inocente». Agregó que el mencionado fue elaborado de manera burda y se hará público pronto, a la par de la forma en como lo tuvieron recluido.

Recalcó Raúl Morón,que le dio gusto la liberación de Jesús Reyna, tanto por él, su familia y amigos. Además, refirió que habrá elementos para determinar quiénes son los que intervinieron para que estuviera recluido por más cuatro años.

Por último, ante el cuestionamiento de si Jesús Reyna se uniría a las filas de MORENA, aseveró Raúl Morón que será una decisión de él, quien continúa dentro de la militancia del PRI.