El mandatario completó su visita a España con un acto en la Casa México. «Será un espacio de encuentro para todos los mexicanos en este país», señaló EPN mientras connacionales se manifestaban en Cibeles para reclamar a Manuela Carmena por «entregar» el edificio a su gobierno. 

MADRID.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, completó este miércoles su última visita oficial a Madrid con un acto en el edificio que albergará la Casa México en España, un antiguo palacete cedido por Ayuntamiento madrileño que se encargará de promover de forma integral la cultura mexicana en este país y que, según las palabras del mandatario, «será un espacio para el acercamiento cordial y siempre fraterno entre mexicanos y españoles». (Así te lo hemos contado en directo)

«Hoy se ponen en marcha los primeros trabajos de la que a partir del mes de octubre será una sede más de México en España», ha señalado el mandatario en el primer acto inaugural de esta institución cuya fundación estará presidida por el empresario mexicano de origen español Valentín Díez Morodo y cuyos detalles se van conociendo solo a cuentagotas a pesar de que ha pasado ya un año desde que la Alcaldesa Manuela Carmena entregó las llaves del edificio al gobierno mexicano.

Así concluyó una intensa y apretada agenda en la que en apenas 10 horas de estancia en Madrid ha sido recibido por el Rey Felipe VI y por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, encuentros que han servido para reafirmar el buen momento de la relación bilateral y hacer un repaso de la situación política en Iberoamérica, especialmente en Venezuela.

La visita de Peña Nieto a España comenzó poco después de las 10:00 horas en el Palacio de la Moncloa. En la escalinata de entrada lo recibió Mariano Rajoy, con un cálido apretón de manos. Después ambos conversaron durante unos 30 minutos y caminaron juntos por los jardines del edificio presidencial.

Foto: Juan Carlos Rojas

Foto: Juan Carlos Rojas

Durante su reunión de esta mañana en el Palacio de la Moncloa,  Rajoy y Peña Nieto han hablado sobre la «difícil situación en Venezuela, cuestión sobre la que existe plena sintonía entre ambos países», según han informado fuentes de Moncloa. En un comunicado, el gobierno español ha destacado que ambos mandatrarios han podido «constatar con satisfacción el excelente estado en el que se encuentran las relaciones bilaterales». Además, se han felicitado por el logro de un acuerdo sobre los aspectos comerciales del Acuerdo Global entre la Unión Europea y México.

Con el caso Cifuentes, el enredo catalán y las negociaciones para aprobar los presupuestos generales del Estado como principales preocupaciones para Rajoy, y con el proceso electoral en México, las negociaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y el atroz asesinato de tres estudiantes de cine en Jalisco, en el caso de Peña Nieto, ambos mandatarios han preferido dar un perfil bajo en su reunión.

Se ha tratado de una reunión protocolaria. Como lo ha sido también el almuerzo que el Rey Felipe VI y la Reina doña Letizia ofrecieron al presidente mexicano y su esposa, Angélica Rivera, en el Palacio de la Zarzuela a las 14:00 horas. Allí los monarcas han recibido a la pareja presidencial por primera vez.

En la anterior visita de Peña Nieto como presidente de México, en junio de 2014, aún fungía como monarca Juan Carlos I, quien condecoró al mandatario mexicano con el Collar de la Orden de Isabel la Católica, segunda máxima condecoración que concede el gobierno español. Aquella visita se produjo pocos días antes de la abdicación del ahora Rey emérito en favor de su hijo. Aquella fue una visita de Estado y duró dos días, mientras la de hoy es una visita oficial de trabajo.

El mandatario mexicano correspondió como anfitrión de Felipe VI en la Cumbre Iberoamericana que se celebró en Veracruz en diciembre de 2014 y meses después, entre el 29 de junio y el 1 de julio de 2015, en la visita de Estado que el monarca realizó a México junto a doña Letizia.

Felipe VI y doña Letizia ofrecieron un almuerzo de honor a Peña Nieto y su esposa. Foto: Juan Carlos Rojas

Foto: Juan Carlos Rojas

Acto en la Casa México

El acto central de la visita tuvo lugar en la calle Alberto Aguilera, en el madrileño Barrio de Argüelles. Poco después de las 18:00 horas, Peña Nieto ha sido recibido por una nube de personalidades en este antiguo palacete de de 2 mil 700 metros cuadrados que ha sido cedido a México por el Ayuntamiento de Madrid para los próximos 10 años (prorrogables hasta un máximo de 50) para la difusión de la cultura mexicana, el deporte y las actividades de emprendimiento económico de México en España.

El acto no ha sido llamado oficialmente “inauguración”, ya que la ley prohíbe inauguraciones durante el periodo de campaña electoral en México, pero ha sido primer acto oficial en esa institución y ha contado con una nutrida presencia de funcionarios de ambos países, quienes han firmado un memorándum de entendimiento en materia de cooperación cultural para la difusión del español en el mundo.

Peña Nieto llega a Casa México. Foto: Juan Carlos Rojas

Como parte de la visita al edificio, el mandatario ha conocido la nueva librería del Fondo de Cultura Económica, que llevará el nombre de Martín Luis Guzmán, gran escritor de la revolución mexicana y académico de la lengua que vivió refugiado en España en dos ocasiones, donde ejerció el periodismo y escribió La Querella de México El águila y la serpiente. 

Además, ha atestiguado la firma del acuerdo para promover el español en el mundo que han suscrito el Instituto Cervantes y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) con cuatro instituciones mexicanas -Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), Secretaría de Cultura (SECULT), Fondo de Cultura Económica (FCE) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«Casa México será un nuevo espacio de encuentro para los mexicanos en este país y, al mismo tiempo, una ventana a México, nuestra Suave Patria, desde el corazón de España», indicó Peña Nieto.

Entre otras personalidades, han asistido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo; el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet. Además, Carlos de Icaza, subsecretario de Relaciones Exteriores de México; Fernando García Casas; secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y Caribe de España; María Cristina Irina García Cepeda, secretaria de la Secretaría de Cultura de México; y José Ramón Carreño, director general del Fondo de Cultura Económica.

Lo que no ha habido han sido muchos periodistas. Según fuentes diplomáticas, ni siquiera han tenido acceso al edificio los reporteros que siguen a Peña Nieto desde México en la gira de trabajo que inició el domingo en Alemania y que siguió ayer en Países Bajos. El evento no ha contado con cobertura mediática “por razones de espacio”, según las mismas fuentes. Sólo las cámaras de la presidencia mexicana han difundido imágenes de lo que ocurra dentro a través de un streaming en directo.

Quien sí ha estado presente ha sido el empresario Valentín Díez Morodo, designado presidente de la Fundación Casa México y miembro de los consejos de administración de decenas de grandes empresas en ambos países, y quien hace unos meses fue descrito como  el “embajador plenipotenciario sin cartera” de México en España por la revista ‘Proceso’ y  como “el consejero de los ultrarricos” por el diario ‘El Financiero’. «El día de hoy el sueño de la casa México se ha convertido en realidad. Es un esfuerzo de muchas personas. Son 500 años de historias compartidas», ha declarado Díez Morodo

Valentín Díez Morodo, junto al canciller Luis Videgaray y la Embajadora Roberta Lajous, al recibir las llaves de la Casa México en 2017. Foto: SRE

«Esta iniciativa ha levantado un enorme interés del sector empresarial. Cinépolis, Grupo Milenio y Banamex, entre otras, ya se han sumado», añadió Díez Morodo, quien ha justificado la participación de la iniciativa privada para dar «viabilidad» económica al proyecto.

Y es que a pesar del carácter binacional del proyecto, la Casa de México no estará controlada plenamente por el gobierno federal. Tendrá una gestión mixta, con importante peso de la iniciativa privada. Su Junta Directiva, como ya adelantó Espacio Méx en enero pasado, está conformada por cinco representantes de entidades federales del gobierno mexicano y otros cinco procedentes de la iniciativa privada que han sido propuestos por Díez Morodo.

Fuentes del gobierno mexicano justifican la participación de las entidades privadas en la Casa de México para evitar que el proyecto suponga un gasto adicional a los presupuestos públicos.

Manifestación contra EPN en Madrid

Convocados por el colectivo Madrid 43 Ayotzinapa, decenas de mexicanos residentes en España se concentraron a partir de las 20:00 horas en la Plaza de Cibeles, frente al Ayuntamiento de Madrid, en “repudio” a la visita de Peña Nieto y en rechazo a la decisión de Carmena de ceder el palacete de Alberto Aguilera a su gobierno.

“Por un lado, la protesta es en repudio a la visita de Peña Nieto porque creemos que viene a Europa solo para cerrar sus negocios antes de que termine su sexenio”, señaló Danae, una de las manifestantes.

“En segundo lugar, ese palecete le correspondía a los madrileños y no al gobierno mexicano, porque en esta ciudad no hay muchos espacios para organizaciones civiles. Desde el año pasado nos hemos sumado a protestas porque se lo habían prometido con anterioridad al Patio Maravillas, al pueblo de Madrid”.

Manifestantes repudiaron la visita de Peña Nieto en Madrid/ Juan Carlos Rojas

Bajo el lema «Enrique Peña Nieto no eres bienvenido», la concentración ha recordado a Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco Antonio García, los tres estudiantes de cine asesinados recientemente en Jalisco.

«Queremos recordarle todas nuestras víctimas a Enrique Peña Nieto, quien hoy visita Madrid para recibir un regalo que no se merece: un palacete que estaba destinado a los movimientos sociales y que el Ayuntamiento ha dado como premio a un gobierno genocida, irresponsable e indolente al sufrimiento y las demandas de las y los mexicanos», señalaba el comunicado leído por los organizadores de la concentración.

En la concentración se recordó también que este jueves se cumplen 43 meses desde la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa (Guerrero).