«El barro negro lo pinta la noche», le dice un abuelo al nieto que le pregunta cómo se hace. Conoce quién creó esta elegante vertiente de la artesanía mexicanaque tarda varios días en fabricarse por su compleja elaboración, así como cuándo y dónde surge.

Elaborado en Coyotepec, Oaxaca, y reconocido a nivel mundial, el barro negro es una joya tradicional de México. El origen de esta alfarería se remonta al periodo de Monte Albán, época en que sólo se conocía este material de color gris opaco. No es hasta mediados del siglo XX cuando Doña Rosa Real Mateo de Nieto encontró la manera de darle un acabado negro metálico a las piezas con un pulido previo a su cocción. Al pulir las piezas pierden su funcionalidad práctica, pues el agua se filtra con facilidad y llega romperse rápidamente. Los jarrones y figuras de este material se convierten en elementos decorativos. Cuando es cocido, el barro adquiere un peculiar sonido de cristal. Fabricar una pieza de este material tarda entre 20 y 30 días para su proceso de secado, pulido y horneado.


Colaboración entre Espacio Méx Conexión Cultural, que aporta el texto base y la imagen principal.