El escritor mexicano Elmer Mendoza, considerado padre de la ‘narcoliteratura’ apuesta por la educación para acabar con los problemas de México. Su última novela, ‘Asesinato en el parque de Sinaloa’, recupera al personaje del Zurdo Mendieta para resolver un crimen ligado al narco.

MADRID, España.- Pocos escritores pueden presumir de haber creado un subgénero en la literatura como sí lo ha hecho Élmer Mendoza, al que muchos llaman “el padre de la narcoliteratura”. Afirma el novelista que usaban este término para molestarlo en un principio. Pero este mexicano, nacido en Culiacán, Sinaloa, prefiere quedarse con cuando oyó este título por parte de un académico. Se trataba de un análisis en el que se describían elementos estéticos en los que ni él mismo había pensado. Afirma que se sintió muy desconcertado.

«Después me sentí mejor, me dije si es así lo voy a disfrutar. Después de todo, tener la posibilidad de crear algo diferente se convierte en una recompensa”, afirma el escritor.

Mendoza es un hombre muy comprometido con la enseñanza, a la que señala como solución a la mayoría de problemas de México, si no a todos.

La educación es básica para determinar el perfil de un país y en este caso yo creo que en nuestro país, las carencias que hemos tenido, han determinado el estado de cosas que tenemos, la educación influye en todo.

“Alguien tiene que resolver los problemas de educación que hay en México y ahí tengo cierta responsabilidad”, afirma. Cuenta que dirige una “cruzada” por la educación en su estado, Sinaloa, donde es profesor en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Mendoza coordina a un equipo de promotores que trabaja con maestros en formación que pronto trabajarán con niños, desde preescolar hasta secundaria.

“La idea es que ellos estén actualizados en los sistemas que hay en el mundo de acercar a otras personas, sean niños y adultos, a los libros”, dice.

No estamos pensando en el niño que va a salir de la escuela primaria, si no en el profesional que va a salir de la universidad y que tiene que estar mejor preparado

Asesinato en el parque de Sinaloa

Su última novela, Asesinato en el parque de Sinaloa, que llegó a España muy próxima a su última visita, vuelve a tener a su personaje más famoso, Zurdo Mendieta, como protagonista. Es la quinta ocasión en la que Mendieta, mítico entre los personajes policiacos en México, protagoniza una de sus novelas. En esta ocasión, el Zurdo se encuentra fuera de la policía pero decide volver por petición de su maestro para resolver un crimen en una ciudad que no es la suya, una investigación que ocurre paralela a las acciones de un grupo de narcos.

“El Zurdo termina interaccionando con ese universo, un universo que implica uno de los delitos más fuertes de nuestro país. A él no le gusta meterse ahí porque es muy duro para los policías que no aceptan corromperse con ellos. Se la pasa huyendo del sistema, pero nunca consigue huir”, narra Mendoza y bromea con que tendremos que leer el libro para conocer el resto.

Como especialista en novela negra, explica que este género se define por contar la realidad o buena parte de ella. Revela que a través del ‘noir’ muchos escritores de éxito han “tomado el país” para señalar que está pasando. “Esto creo que es muy importante, porque yo ahora tengo muchos lectores en la clase política y cuando me los encuentro y me dicen que son mis lectores yo aprovecho para pedirles que se ocupen de alguna cosa que tiene que ver con mejorar el perfil del país”.

Homenaje a José Arreola en España

Pese a ser uno de los escritores con mayor éxito de México y ser reconocido a nivel internacional por sus novelas negras, Mendoza sostiene que sigue teniendo muy infundido el sentido de ayudar.

“Colaborar en lo que pueda y lo que sea y con quien sea y no por dinero. Sobre todo lo que tiene que ver con lo que yo sé de formar personas, de ayudar a la gente a resolver sus propios problemas que tienen que ver con la escritura”, cuenta. Recientemente prestó esta ayuda en un taller de ocho horas organizado por la Casa de México en España, de manera gratuita y de libre acceso. Un pequeño grupo con aspiraciones literarias pudo escribir para uno de sus ídolos y tuvo la oportunidad de que Mendoza opinara sobre sus textos y les diera unos pequeños empujones a las que, en un tiempo y puede que con más ayuda, se conviertan en grandes novelas. Dentro del festival Getafe Negro Mendoza animó a sus nuevos estudiantes a insistir en su pasión por escribir.

La novela es un género práctico, somos como bailarines de ballet

En este taller el escritor quiso hacer un homenaje a Juan José Arreola, en cuyos talleres se reunían alguno de los mejores escritores de México, juntaban unas monedas y con ellas bebían y comían. Los estudiantes de Mendoza imitaron esta tradición con unas monedas que se depositaron en un tarro de cristal que permanecerá en Casa de México todo este año, esperando una próxima reunión de este grupo que tuvo la suerte de presentar sus historias ante “el padre de la narcoliteratura”.


Imágenes: Juan Carlos Rojas