Una de las admiradoras más fieles del tenista español Rafael Nadal se llama Gloria C. Martínez. Nació en Durango, México y tiene 92 años. Esta mexicana le escribe y envía cartas al tenista desde hace 10 años. Su bisnieta, Débora Mansur, consiguió que Rafa Nadal respondiera cuando publicó la última de sus cartas en su cuenta de Twitter.

El tweet incluía fotografías de la carta y una imagen de su abuela Gloria. La historia de esta entusiasta del tenis mexicana emocionó a las redes y miles de internautas se animaron a ayudar a su bisnieta a poner en contacto a Nadal con su mayor fan.

Hasta el momento el mensaje ha sido compartido más de 21.000 veces y en menos de dos días Gloria consiguió la respuesta que llevaba tanto tiempo esperando.

«Querida Débora, por favor dale las gracias de mi parte a tu bisabuela por esta emotiva carta y su contenido, que llega al corazón. Todas las cartas y muestras de apoyo que recibo de todos vosotros significan mucho para mí. Muchas gracias».

En la carta, transcrita al final de este texto, Gloria Martínez habla a Nadal de su familia, cinco hijos, trece nietos y veinte bisnietos, de su marido ya fallecido y cómo le gustaba mucho el tenis. “Yo creo que por eso me gustó”, dice.

La mexicana demuestra que siempre está pendiente de la carrera del mallorquín, en la carta lamenta la última lesión de Nadal y expresa su alegría por su asistencia Abierto Mexicano de Acapulco, que se celebrará a finales de febrero.

Débora cuenta en la sección Verne, de el Diario El País, que su abuela se emocionó mucho al saber que Nadal le había respondido pero esta gran aficionada al tenis sigue insistiendo a su nieta para que le pida a Nadal una carta de su puño y letra.

Transcripción de la carta tde Gloria C. Martínez

Estimado Rafa:

En diciembre le escribí otra carta y se la mandé a su academia en Baleares, España. A lo mejor no la ha recibido, pues anda en tantos lugares.

Soy una señora de 92 años, casi 93 en abril, y desde que empezó a jugar tenis soy su ferviente admiradora. Estoy pendiente de todos sus juegos y si son en la madrugada, pongo el despertador y veo el juego. Sentí mucho lo que le pasó en Australia y deseo que ya esté completamente bien. Ahora va a estar en Acapulco a fin de este mes. Me hubiera encantado ir pero ya se me dificultan los viajes, nos queda retirado.

Durango queda al norte, cerca de Mazatlán, Sinaloa, que también es un bello puerto. Mi esposo, que ya falleció, jugó mucho tenis, yo creo por eso me gustó. Tengo cuatro mujeres y un hombre, dos yernos, 13 nietos y 20 bisnietos. La mamá de mi mamá era de Sevilla, se llamaba Dolores Artigasa, se casó y vino a dar aquí.

Me daría un gusto tremendo que me pudiera algún día contestar. Un abrazo y mi cariño,

Acabo de leer en el periódico que inauguró en Madrid una clínica para tenistas lesionados, que ahí los atienden, lo felicito muchísimo.