La Asamblea Legislativa del Distrito Federal gasta el doble que el Congreso de los Diputados en España. Es uno de los demoledores datos de un informe del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en el que apunta a una mala gestión, derroche de recursos y un mal ejercicio de funciones en diversas legislaturas locales.

MADRID, España.- El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ha presentado esta semana su último Informe Legislativo 2018, con un análisis del manejo de los presupuestos locales y la gestión del dinero público en los congresos y legislaturas de los 32 estados de la República mexicana.

IMCO informa que en siete legislaturas locales (Ciudad de México, Michoacán, Estado de México, Sonora, Baja California, Quintana Roo y Jalisco) el presupuesto por cada diputado supera al de la Cámara de Diputados Federal de México (16.9 millones de pesos por diputado).

El reporte va más allá y señala que el gasto total presupuestado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (266 millones de dólares),  duplica el del Congreso de los Diputados de España (129 mdd). El presupuesto de esta institución ha aumentado un 24% en el último año, lo que equivale a más de 463 millones de pesos adicionales. Si se divide el gasto total entre los 66 legisladores de la Asamblea del Distrito Federal, el presupuesto por cada uno de ellos es de 4 millones de dólares, frente a los 370 mil dólares que corresponden a cada uno de los 350 diputados nacionales en España.

Además, el gasto por legislador en la capital mexicana (35.8 millones de pesos) equivale al de diez legisladores locales en Puebla (3.5 millones de pesos).

El presupuesto por diputado de Puebla se usa como referente en este informe para calcular lo que podría suponer un ahorro de más de 10.0000 millones y medio de pesos.  «Si los congresos locales tuvieran un presupuesto por diputado como el de Puebla, se ahorrarían 10 mil 503 millones de pesos, lo que equivale al 27% del presupuesto del programa Pensión para Adultos Mayores en 2018″, dice el informe.

Deficiente rendición de cuentas

Los congresos locales están obligados a rendir cuentas al gobierno estatal sobre la ejecución de políticas públicas, la aprobación de presupuestos y el control de gastos. Pero, según IMCO, solo ocho de las 32 legislaturas tienen capacidad técnica para detectar una mala gestión y hacer que los responsables rindan cuentas.

Por otro lado, según el informe, los mil 124 diputados locales que hay en el país invaden funciones que no les corresponden. En 2017, 25 congresos locales gastaron más de mil 900 millones de pesos en “ayudas sociales”, pero la ley no los capacita para ejercer este tipo de gastos que incluyen dar despensas o juguetes, ofrecer fiestas o ayudas económicas y tampoco a construir obra pública.

Los gastos sociales también generan polémica tanto por la ineficacia como por la mala administración. En 2017 la suma de los presupuestos para ayudas sociales de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México y el Congreso del Estado de México alcanzó los 576 millones, una cantidad que es superior a lo ejercido por otros cinco gobiernos estatales en conjunto (Aguascalientes, Baja California Sur, Nayarit, San Luis Potosí y Tlaxcala).

IMCO denuncia que una de las causas de estos problemas en la gestión es la falta de profesionalización.

“El acceso a personal parlamentario profesional e independiente es el recurso más valioso con el que un parlamentario puede contar”, aseguran en el informe. Sólo 24 congresos contemplan en su marco normativo el servicio provisional de carrera (SPC), un mecanismo que garantiza la igualdad de oportunidades para ejercer funciones públicas basado en el mérito.

Promesa de austeridad con Morena

IMCO ha analizado las propuestas del nuevo gobierno electo y ha destacado cuáles serían las más beneficiosas de hacerse realidad. Morena propone ajustar el presupuesto entre un 25 y 40%, eliminar las prácticas de los sobornos, suprimir partidas a grupos parlamentarios y comisiones, reducir honorarios y viáticos o eliminar gastos como seguros médicos, telefonía celular, vales de gasolina y comida, uso de vehículos y contratación de despachos, entre otros.

La propuesta de Morena presenta una oportunidad única para tener una discusión nacional y contar con congresos locales eficientes y austeros.

Mala gestión del gasto

Se calcula que el gasto de los congresos locales superará los 14 mil millones de pesos en 2018. En 2017, 27 congresos locales superaron los gastos presupuestados, con costes adicionales que alcanzaron los mil 340 millones. Oaxaca fue el congreso que más gastos extra tuvo, con un 88% más de lo presupuestado (342 mdp).

Según el artículo 134 de la Constitución de México: “Los recursos económicos de que dispongan la Federación, las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, se administrarán con eficiencia, eficacia, honradez, economía y transparencia”. Desde IMCO sostienen que ninguna de estas características se ha cumplido.

Presupuesto asignado por el congreso en 2018. Fuente: IMCO

Variación del presupuesto asignado y exigido de los congresos en 2017

Pide IMCO austeridad

IMCO propone unos congresos más austeros que se ciñan a los presupuestos aprobados para evitar gastos no justificados. De esta manera se podrían evitar los gastos en «ayudas sociales» que no correspondan a esas legislaturas locales. La institución plantea dotar de autonomía financiera a todos los órganos superiores de fiscalización, profesionalizar los congresos y la creación de consejos fiscales, órganos técnicos que analizan deudas e inversiones públicas entre otros temas económicos.

Otros datos de interés

El informe recoge otros datos de interés por ejemplo, según IMCO, el 93% de los mexicanos no está contento con el sistema democrático y el 78% tampoco tiene confianza en el Congreso. Además informa de la composición de los congresos, profesionalización de los congresos y el manejo de los recursos públicos. El promedio de gasto por diputado es de más de 100 pesos y cerca de 250.000 por diputado federal. Estados de México, Jalisco y Guanajuato son los estados con mayor número de diputados representados mientras que Campeche, Colima y Baja California son los que tienen menor representación.