Desde enero, 20 corresponsales de Notimex no han cobrado su sueldo. La falta de confirmación de si se hará efectiva la recontratación que les prometieron los deja en la incertidumbre. Entre los afectados se encuentran un trabajador con 28 años de antigüedad que padece una enfermedad degenerativa en un país con un coste elevado para el tratamiento.  

MADRID, España.- La Agencia de Noticias del Estado Mexicano, Notimex, facilita información a más de 200 medios mexicanos y más de 100 en otros países. Este organismo público de información cuenta con más de 300 trabajadores y produce unas 220.000 noticias al año.

Esta información llega a los distintas medios por medio de los corresponsales. Veinte de los que trabajan desde el extranjero han firmado una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador para pedirle que intervenga para acabar con la situación de incertidumbre que viven desde enero.

En el texto cuentan cómo, a principios de año, la dirección de la agencia, encabezada por Enrique Valadez González, “alteró unilateralmente la relación laboral con los 20 corresponsales de la agencia”, suspendió el pago de salarios y dejó de publicar su información.

La mayoría recibió la oferta de una licitación para su recontratación. Pero tres quedaron fuera de esta oferta, entre ellos un corresponsal con más de 35 años de antigüedad. Aun así, ni la licitación ni la recontratación se han hecho efectivas para el resto

Desde el mes de enero, ninguno de los corresponsales ha recibido su paga y denuncian que algunos se encuentran en países con un coste de vida muy superior al de México. Entre los afectados se encuentra un trabajador con 28 años de servicio que padece una enfermedad crónico degenerativa. El corresponsal se encuentra en un país con una seria crisis política en el que no puede permitirse el tratamiento médico que necesita con urgencia.

En este lapso, la administración interina de Notimex no ha aclarado el estado de nuestra situación laboral y desconocemos si, como prometieron, seremos recontratados o si en efecto estamos despedidos de manera definitiva”, afirman en el escrito.

Los corresponsales señalan se trata de una situación sin precedentes en los 51 años de la agencia y resulta “excepcional” en la administración pública mexicana. Por ello firman esta carta en la que piden su intervención al presidente López Obrador.

Respuesta del gobierno

«Notimex está en una grave situación financiera. Sanjuana Martínez atenderá su situación en cuanto asuma la dirección, respetando los derechos de los trabajadores haciendo cumplir el mandato constitucional de tener una agencia de Estado comprometida con el derecho a la información«, dice en su cuenta de Twitter el Coordinador General de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas. La propia Sanjuana Martínez difundió en esa red social la carta de los corresponsales de Notimex con mención al presidente.

Portavoz desde Washington

José López Zamorano, jefe de Notimex en Washington, afirmaba en un programa de radio que los corresponsales de la agencia no dependen de Genaro Villamil, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), ni de la secretaría de Gobernación.

Notimex tiene un estatuto autónomo aprobado en 2006 por el Senado. Es un órgano descentralizado dotado de una personalidad jurídica y de patrimonio propios. Tiene una autonomía operativa y de decisión.

Asegura que los corresponsales se rigen por un estatuto de servicios profesionales que no refleja la naturaleza de su actividad profesional, un problema que arrastran desde legislaturas anteriores. Algunos trabajadoras llevan más de treinta años de servicio. A través de la dirección interina designada por el pasado gobierno se alteró de forma unilateral la relación laboral.

«Se nos ofreció una recontratación con un recorte considerable de ingresos, de hasta el 60% en adición a un 25% que se había dado en 2018», aseguraba. Ninguna de estas contrataciones se ha producido.

Aunque le parece positivo que el gobierno se haya pronunciado, considera urgente una respuesta ante la gravedad en la que se encuentran algunos de sus compañeros, sobre todo los tres a los que no les hicieron la oferta de recontratación. Se trata, dice, de atender una cuestión que afecta a sus derechos como trabajadores mexicanos aunque se encuentren en el extranjero.