El secretario de Relaciones Exteriores de México mostró su satisfacción por el cierre de las negociaciones para el nuevo acuerdo Estados Unidos-México-Canadá e informó además que el texto final logró eliminar la “cláusula de muerte súbita” con la que Trump pretendía que el tratado se revisara cada cinco años.

MADRID, España.- De visita en Madrid, para inaugurar la Casa de México en España, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, informó que el nuevo Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) será firmado a finales de noviembre por el presidente Enrique Peña Nieto y tendrá una vigencia mínima garantizada de 16 años.

Durante un encuentro con corresponsales mexicanos, Videgaray explicó que el acuerdo establece que los tres países se reunirán cada seis años para evaluar los resultados del tratado, con posibilidad de renovarlo por 16 años más, y con mecanismos para garantizar que ningún presidente pueda abandonar el acuerdo unilateralmente.

“¿Qué pasa si en el año seis se decide no extender por otros 16 años más? Lo que prevé lo negociado es que un año después se tienen que volver a reunir, y si reunirse un año después si lo vuelven a hacer, y así sucesivamente. ¿Por qué estos plazos de 16 años y seis años? El objetivo es que si algún país decide salir del acuerdo, que naturalmente es el escenario que se intenta evitar, no dependa de la decisión que tome solamente un presidente”, exlicó Videgaray.

 “Claramente para el caso de México no puede ser un solo presidente de México el que decida optar por salir, como tampoco lo puede hacer un presidente de Estados Unidos. Tienen que ser dos o tres gobiernos los que sucesivamente estén de acuerdo en este escenario”, añadió.

 El canciller mexicano también se reunió con con su homólogo español, Josep Borrell. Después del encuentro mostró su satisfacción por el cierre de las negociaciones para el USMCA e informó además que el acuerdo final logró eliminar la “cláusula de muerte súbita” con la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretendía que el nuevo tratado trilateral fuera revisado cada cinco años.

“Efectivamente esta cláusula de muerte súbita que había propuesto el gobierno de los Estados Unidos fue eliminada, se sustituye por un mecanismo de revisión bastante constructivo. Esta idea de tener un tratado de libre comercio que tuviera una vigencia de cada cinco años prácticamente eliminaba la naturaleza del acuerdo y sus beneficios de certidumbre”, señaló el canciller.

 “No solo es un acuerdo de comercio, es un acuerdo de inversión y que debe generar certidumbre sobre las reglas del juego. En ese sentido creo que el mecanismo de extensión y revisión que está previsto es un mecanismo virtuoso porque facilita que las partes actualicen el acuerdo, pero elimina esta incertidumbre que se pretendía”, añadió. 

Videgaray explicó que los tiempos permitirán que sea el presidente Enrique Peña Nieto quien firme el nuevo tratado con Estados Unidos y Canadá a finales de noviembre. Añadió que el Senado de México lo ratificará probablemente en el transcurso del próximo año.

Por su parte, el ministro español de asuntos exteriores, Josep Borrell, se mostró convencido de que con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia en México la relación bilateral seguirá siendo «tan excelente» como con la Administración saliente y confirmó que el rey Felipe VI acudirá a su toma de posesión el 1 de diciembre.

«Está previsto que el Rey encabece la toma de posesión, ya lo hizo cuando era príncipe en la toma de posesión de Peña Nieto, y puedo dar por seguro, salvo novedad o imprevisto de última hora, que sea el Rey quien presida la delegación española. Independiente de que más tarde, con toda seguridad se produzca una visita de trabajo del presidente del Gobierno», señaló Borrell.