Contra todo pronóstico y en su propio estadio, el Real Madrid cayó en el Santiago Bernabéu (1-2) ante el C.D. Leganés en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. Resultado que deja al equipo blanco fuera de las semifinales de un torneo que se le resiste desde el año 2014.

El C.D. Leganés dio la campanada en el feudo merengue, y eso que el equipo de Zinedine Zidane llegaba al partido de esta noche en el Bernabéu con ventaja de 1-0 en el juego de ida. Un «palo muy duro» y un «fracaso absoluto», según reconoció el propio técnico del Real Madrid, visiblemente molesto con sus jugadores en sala de prensa, nada más acabar el encuentro.

Y es que desde el primer minuto, los jugadores del Leganés fueron superiores a los del Real Madrid en cada lance del partido. Todos los balones divididos mostraban actitudes muy diferentes en los dos conjuntos. Desidia en los blancos, y mucha fé en el equipo visitante, que dominó la pelota y llevó la iniciativa en el juego hasta que consiguió adelantarse en el marcador al minuto ’32 por medio de un golazo de Javi Eraso desde fuera del área.

Gabriel Pires (dcha) celebra el gol que le dio la victoria y el pase a semifinales de Copa al Leganés (1-2) en el Santiago Bernabéu

Después del descanso, el Real Madrid pareció reaccionar. Al ’48 Karim Benzema anotó el gol del empate (1-1) después de una gran asistencia de Lucas Vázquez. Un espejismo que sólo duró 7 minutos. El tiempo que pasó hasta que el centrocampista brasileño Gabriel Pires anotó de cabeza, a la salida de un córner, el tanto que daría la victoria a un Leganés que nunca había llegado tan lejos en la Copa del Rey.

Lo intentó el Real Madrid en los minutos finales, pero con un equipo plagado de suplentes y con Cristiano y Bale en la grada por la política de rotaciones de Zidane, esta vez no hubo milagro. Benzema tuvo la ocasión más clara a diez minutos del final, pero su remate desde el borde del área fue a parar a las manos de Nereo Champagne. El portero del Leganés sacaría una mano prodigiosa, poco después, para desviar a córner un remate de cabeza de Sergio Ramos. El capitán blanco, que regresaba al once inicial después de tres semanas lesionado, acabó ejerciendo de tercer delantero junto a Benzema y Borja Mayoral. Pero esta vez no hubo épica.

Sergio Ramos casi logra el empate en los minutos finales, pero su remate de cabeza lo despejó a córner el portero del Leganés, Nereo Champagne.

Tremenda pitada del público del Bernabéu a sus jugadores al terminar el partido. A 19 puntos del Barça en Liga, y eliminados ya de la Copa del Rey, los pupilos de Zidane se jugarán la temporada al todo o nada en Champions frente al PSG de Neymar, Mbappé y Cavani. La ida se disputará en el Bernabéu el 14 de febrero. Un San Valentín en el que Zidane tendrá que encontrar soluciones para regalar una contundente victoria al público de un Santiago Bernabéu que parece haber perdido su idilio con el técnico francés.


Fotografías: Juan Carlos Rojas.