La ausencia de familia y amigos, junto con el desconocimiento de las leyes, complica la salida de situaciones de violencia de género para muchas mujeres inmigrantes que se sienten solas ante el maltrato de sus parejas. En España destaca la labor de la abogada mexicana Griselda Herrera, que da asesoría legal y aliento a las víctimas para defender sus derechos.

Por Angeles Garrido *

Madrid, España –  Desde su despacho Abogadas Iberoamericanas, la abogada Griselda Herrera y su socia Fátima Boitel Lantigua dan esperanza a muchas mujeres que no sólo buscan asesoría legal cuando ocurren casos de violencia machista ante una falta de conocimiento de las leyes, sino también un apoyo psicológico y comprensión. La dedicación y el empeño en ayudar a los demás las ha hecho merecedoras de un reconocimiento internacional que recibieron en Italia por sus méritos profesionales en la Defensa de los Derechos Humanos.

En tiempos recientes, la abogada mexicana aceptó coordinar el indulto de Susana Flores, una mujer migrante que ha sido condenada a 3 años y 6 meses de cárcel por defenderse del que era su pareja durante una agresión en 2014.  Pesé a que había testigos y testimonios que indicaban que ella actúo en legítima defensa, el agresor  fue condenado a nueve meses y un día de prisión por un delito de violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar, según la sentencia. Sin embargo, el 4 de abril de 2017, el juzgado de lo penal número 32 de Madrid suspendió la ejecución de la pena de cárcel a condición de que no delinquiera en los siguientes dos años y se sometiera «a los programas de reeducación en materia de malos tratos que le establezcan». El 2 de septiembre de 2019 el juzgado constató que había cumplido lo establecido y acordó la remisión de su pena.

El maltratador ejerce una relación de poder y de sumisión con su víctima. Cuando se trata de una mujeres extranjera, el agresor puede ejercer su violencia sin que ningún familiar o amigo cercano se percate y la saque del calvario en que vive. Los testigos silenciosos del maltrato en la mayoría de los casos son los hijos. Hasta hace poco no se tomaba declaración a los menores de edad como testigos de la violencia de género hacia la madre.

Mujeres - Autodefensa

Joan, el hijo de Susana Flores tenía tan sólo 13 años cuando sucedieron los hechos. Él ya es mayor de edad y ha dirigido una carta al Ministerio de Justicia. En ella narra los hechos y pide el indulto para su madre.  Además, él es el principal promotor de la petición de indulto que tiene como principal argumento que ni la sentencia condenatoria de Flores, ni su ratificación por parte de la Audiencia Provincial de Madrid, recoge la agresión de la que fue víctima. Este ataque que no era nuevo ya que en el historial figuran atestados y partes médicos de agresiones contra Susana desde 2009.

El despacho de Herrera trabaja por el indulto de Susana junto con unas 90 organizaciones y colectivos en su apoyo y del de otras víctimas para que no tengan miedo de defenderse.

No podemos bajar la guardia ante unas cifras que demuestran la vigencia de la lucha.  En el año 2019 se registraron 55 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, según las estadísticas de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, la cifra más elevada alta de asesinadas desde 2015.En la última semana, la violencia machista se cobró tres nuevas víctimas.

* La autora es participante de Crónicas de México en España, el taller de periodismo de Espacio Méx