Sucedió el pasado mes de octubre. El cantante Enrique Bunbury renunció a estar presente en una ceremonia en la que iba a recibir el título de “Hijo Predilecto” por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, su ciudad natal. ¿El motivo? Prefirió estar en el Zócalo de la Ciudad de México para tocar ante 170 mil personas en el concierto Estamos Unidos Mexicanos, que se celebró el 8 de octubre en beneficio de las víctimas y afectados por el sismo que remeció a México en septiembre.

No podía estar en los dos sitios al mismo tiempo. Y aunque me siento en deuda con Zaragoza, en un momento tan duro para México me pareció que era una obligación para mí estar ahí, en un país que me ha dado tanto, en un momento que era especialmente difícil para México”. Así lo contó el propio Bunbury unas semanas más tarde en el programa “Canal Saturno”, de la televisión pública de Aragón.

Le llamaron desde México para actuar por las víctimas del sismo, y fue sin pensarlo. Como la sangre acude al borde de la herida para ayudar a que cicatrice. Por eso, aunque reconoce que se siente en deuda con Zaragoza, no se arrepiente en absoluto de no haber podido recibir físicamente el título de “Hijo Predilecto”.

Enrique Bunbury, durante su entrevista con «Canal Saturno», de Aragón TV.

 

“Me parecía que mi obligación era estar allí. Y estoy muy contento porque posteriormente he visto las reacciones en la gente de México, en todos los estratos, gente de todos los lugares. Gente que vino a mi muy agradecida por haber estado allí”, relató el cantante durante la entrevista.

Todo sucedió tan deprisa, que Bunbury ni siquiera pudo llevar a su banda. Aquel 8 de octubre tocó en el Zócalo acompañado por mariachis. Interpretó dos canciones suyas (“Aunque no sea conmigo” e “Infinito”), además de la canción “El hijo del Pueblo”, de José Alfredo Jiménez.

“Ni siquiera pude estar con mi banda. No pude montar nada. No dio tiempo. Se me ocurrió la cosa esta de cantar con un mariachi y la gente lo agradeció mucho. Era momento de pensar un poco menos en mí. Me dije: ‘Ya sé que tengo un disco nuevo, pero olvidémonos del disco nuevo’. Me dije: ‘Ya sé que tengo un nuevo repertorio, pero olvidémonos del nuevo repertorio. Vamos a cantar para México, con México, canciones de México’”, agregó durante la entrevista con Aragón TV.

Durante aquel programa de “Canal Saturno”, un monográfico sobre Bunbury grabado en la “Biblioteca Nacional de España”, en Madrid, el cantante habló de su nuevo disco («Expectativas») y repasó también gran parte de su larga y profunda relación con México.

“Es un país en el que he pasado largas temporadas y es, junto a España, donde más he tocado en mi carrera. Tengo muchos amigos allí. Al final se ha convertido casi en el motor de mi carrera en toda América. Por supuesto, además está la cosa cultural de México, que es un país apasionante. A mí todo el surrealismo mexicano me enamora, igual que enamoró a Buñuel. La cultura, la música, la poesía, los cineastas. Es un país muy hermoso y muy grande”, señaló.

El cantante español tocó acompañado por mariachis durante el concierto Estamos Unidos Mexicanos, por las víctimas del sismo de septiembre.

Enrique Bunbury regresará a México del 20 de febrero al 10 de marzo en el marco de la gira mundial que está llevando a cabo para presentar su último álbum, “Expectativas”. Reaparecerá el 20 de febrero en Puebla (Acrópolis Puebla), para seguir los días 22 y 23 en la Ciudad de México (Palacio de los Deportes), el 25 en Querétaro (Plaza de Toros) y el 28 en Guadalajara (Auditorio Telmex).

El 1 de marzo repetirá en la capital de Jalisco, el día 3 estará en Morelia (Plaza Monumental), el 6 en San Luis Potosí (Domo de San Luis) y cerrará la primera parte de su gira a México con un concierto el 10 de marzo en Ciudad Juárez (Parque El Chamizal). Después, regresará los días 20 y 21 de abril para actuar en Monterrey (Parque Fundidora).


Fotografías: JUAN CARLOS ROJAS.