En cerca de 20 años de actividad, la Asociación Mexicana en Andalucía ha ayudado a muchos mexicanos. Nos lo cuenta su presidenta, Herminia Canales, quien ha conocido historias de violencia de género, abusos o carencias económicas. Uno de los momentos que más le emocionan es la visita al Hospital Virgen del Rocío para llevar piñatas a niños con cáncer.

SEVILLA, España.- Herminia Canales Ramírez trabajó en la Dirección de Educación Pública en México. Llegó a Sevilla de Monterrey, México, en 1989, justo el año que nació su hijo Andrés que marca un antes y después en su vida. Casada con un español, siempre ha intentado que su familia tenga un vínculo con México. Todas los noches leía a sus hijos capítulos sobre la historia de su país antes de dormir. Considera que integrar las dos culturas resultó muy enriquecedor para su educación.

Al poco de llegar, Canales comenzó a extrañar la comida artesanal y muchas cosas de México.

“Quería tener México más cerca”, afirma. Con los amigos mexicanos que había conocido comenzaron a reunirse para comer comida mexicana y contar historias de México. La primera reunión la organizaron un Día de la Independencia y, a partir de entonces, se reunían en esa fecha con una presencia cada vez mayor de españoles interesados en la cultura mexicana.

Esta mexicana licenciada en Pedagogía afirma que España tiene mucho cariño por México.

“Ser mexicano es una carta de presentación en este país”, sostiene. Canales argumenta que a diferencia de los migrantes de otros países los mexicanos no vienen a España huyendo del hambre o la guerra, si no que suelen venir por estudios, matrimonios mixtos o trabajo.

La organización comenzó a reunirse para celebrar el Grito y ha seguido con la tradición desde sus inicios.

Una asociación mexicana no sólo para mexicanos

En el año 2000 decidieron formar una organización y de esta manera nació la Asociación Mexicana en Andalucía con el objetivo de “conservar las tradiciones y sentirse acogidos”, cuenta Herminia Canales a Espacio Méx. Los primeros asociados, junto con Herminia Canales,  fueron Mario Zamora, Daniel Anguiano, Lupita González y Maricio Ferma.

Pero la asociación no sólo se reunía para festejar. Desde el principio Canales y sus compañeros han intentado dar apoyo a paisanos que necesitan ayuda. De esta manera, Herminia ha trabajado como cantante o cocinera para ayudar a distintos mexicanos a salir adelante. Llegó a cantar con un grupo de mariachis para amenizar las reuniones de la asociación.

La comida se convirtió en el atractivo de las reuniones y la gastronomía mexicana llamó la atención de personajes relevantes como Genoveva Casanova, quien llegó a convertirse en secretaria de la asociación, o el anterior cónsul de México, que llegó a hacer varios encargos de catering a Canales.

La comida es el mejor lazo afectivo que puede haber».

Canales insiste en que no se trata de una organización “para mexicanos”, si no de una organización que intenta integrar culturas en Andalucía a través de la cultura mexicana. De hecho la mesa directiva está compuesta también por españoles. Es una organización abierta a todo el que quiera participar en los eventos o que necesite ayuda. No tienen cuota de inscripción y prestan su ayuda principalmente a través de información o poniendo en contacto al interesado con otros grupos o personas que puedan atenderla.

Son socios todos los mexicanos que se quieran unir, estamos abiertos a recibir, abiertos a ayudar».

Veinte años de historias mexicanas

En cerca de 20 años de actividad muchísimos mexicanos han acudido a pedir ayuda a la asociación y Herminia ha conocido muchas historias que le han impactado: historias de violencia de género, abusos o carencias económicas. Una de las que más le llamó la atención fue la de un joven que acostumbrado a la situación de inseguridad de México reaccionó de forma violenta contra la policía y fue detenido. La organización le buscó un abogado y consiguieron que regresara a México.

Las principales fechas de reunión son para celebrar el Grito y el día de la Virgen de Guadalupe, pero la asociación también participa en ferias y eventos multiculturales. En diciembre visitan el Hospital Virgen del Rocío para llevar piñatas a los niños con cáncer, uno de los momentos que más emociona a Herminia. Afirma que España le ha tratado muy bien y que siempre ha sido un país muy acogedor.

Fotos: Asociación Mexicana en Andalucía y Alejandro León Postigo.