Trump considera “realmente fantástico” el acuerdo bilateral alcanzado, mientras Peña Nieto espera reincorporar a Canadá a las negociaciones para sellar un tratado trilateral. El equipo de López Obrador lo ve “positivo” y cree que “reduce la incertidumbre sobre la economía».

 

Después de 13 meses de intensas negociaciones, los gobiernos de México y Estados Unidos anunciaron este lunes un acuerdo bilateral de comercio en el marco de las conversaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés). Un pacto al que México espera sumar en los próximos días a Canadá.

“He hablado con el Presidente Donald Trump. México y Estados Unidos han alcanzado un entendimiento comercial. Deseamos la reincorporación de Canadá a las pláticas para lograr una exitosa negociación trilateral del TLCAN esta misma semana”, anunció el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su cuenta de Twitter.

El mandatario mexicano hizo público el acuerdo después de conversar vía telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump. “Esto es algo muy importante para fabricantes y agricultores de ambos países y para toda la gente que trabaja por generar empleos. Es un gran acuerdo que nos permitirá tener una relación comercial más justa. Estamos muy emocionados”, indicó Trump durante una parte de su conversación con Peña Nieto que ha sido divulgada por la Casa Blanca.

En la llamada telefónica, el presidente de Estados Unidos ha recalcado lo difícil y largo del proceso de negociación que inició desde su primera visita a la Ciudad de México en agosto de 2016, todavía como candidato a la presidencia.

“Hemos trabajado mucho y muy duro. Sus representantes han hecho un trabajo terrorífico. Mis representantes también han hecho un trabajo realmente fantástico. Se han entendido muy bien y han trabajado hasta la noche durante meses para lograr un acuerdo extremadamente complejo”, ha añadido Trump desde el despacho Oval de la Casa Blanca.

Durante su conversación con Peña Nieto, flanqueado por sus asesores y por los principales negociadores mexicanos (entre ellos los secretarios de Relaciones Exteriores y Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo), el presidente de Estados Unidos ha ensalzado el acuerdo como “un gran día para el comercio” y un “gran día para nuestro país”.

“Solíamos llamarlo el NAFTA, pero lo vamos a llamar el ‘Acuerdo Comercial Estados Unidos-México’”, ha señalado Trump.

El mandatario ha añadido que el término NAFTA tenía una “connotación negativa” para Estados Unidos. País que, según él, va a sacar provecho del acuerdo comercial sellado hoy con México.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump había puesto entre sus prioridades renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), en vigor desde 1994 entre México, Estados Unidos y Canadá. Llegando incluso a amenazar con liquidarlo si no se cambiaban los términos que han estado en vigor durante los últimos 24 años.

Con 450 millones de habitantes en los tres países, el TLCAN ha generado más de un billón de dólares al año en la zona de libre comercio formada por los tres países y ha permitido a México multiplicar por siete sus exportaciones a Estados Unidos desde que entró en vigor.

Los detalles definitivos del acuerdo se van conociendo a cuentagotas. Según fuentes del Gobierno estadounidenses citadas por la agencia Reuters, requeriría que el 75% del contenido de los automóviles sea fabricado en ambos países, por encima del nivel actual del 62,5%, y también exigiría que entre 40% y 45% del contenido de los vehículos sea hecho por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

 Pendientes de Canadá

Para el diario ‘The New York Times’ se trata de una gran victoria para el presidente Trump. No obstante, indica el rotativo, es sólo un primer paso ya que para poder concluir la renovación del TLCAN aún deberá integrar a Canadá. Las relaciones con el primer ministro de ese país, Justin Trudeau, se han ido deteriorando con transcurrir de las negociaciones.

En este sentido, Peña Nieto informó que anoche habló con Trudeau, para que se sume a las conversaciones lo antes posible. “Hablé con el primer ministro de Canadá sobre el estado de las negociaciones del TLC y el avance entre México y Estados Unidos. Le expresé la importancia de su incorporación al proceso con la finalidad de concluir una negociación trilateral esta misma semana”.

“Esto no está cerrado, todavía faltan algunos puntos con Canadá para poder anunciar el fin de la negociación”, ha señalado por su parte Beatriz Leycegui, ex subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía de México, en una entrevista con el programa #AristeguiEnVivo.

La ex funcionaria ha recordado que la estrategia de Trump desde el principio fue la de intentar cerrar dos pactos bilaterales distintos con México y Canadá en lugar de renovar el TLCAN. Hoy ha vuelto a intentar jugar esa carta, pero Peña Nieto ha insistido en el sentido contrario.

“Ahora esperamos que Canadá también se pueda sumar a este acuerdo”, ha señalado Peña Nieto a Trump durante su conversación, según se ha podido escuchar en el video difundido por la Casa Blanca a los medios.

“Ya veremos si Canadá puede ser parte del acuerdo”, ha respondido Trump. El presidente estadounidense añadió que llamará “muy pronto” a Trudeau, pero inmediatamente después se ha quejado de que su vecino del norte ha impuesto aranceles del 300% en los productos lácteos de Estados Unidos y que su país estaba pensando en añadir impuestos a la importación de coches de Canadá como respuesta.

Además de añadir a Canadá, para que la sustitución del actual TLCAN sea efectiva el acuerdo definitivo aún tendría que ser ratificado por las Cámaras de Diputados y Senados de cada uno de los países.

Gobierno de AMLO aplaude el acuerdo

El anuncio del acuerdo comercial entre México y Estados Unidos ha sido bien recibido por el equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. “Vemos como un avance positivo el entendimiento que hoy se anuncia. Por una parte, reduce la incertidumbre sobre la economía y, por la otra, recoge las principales preocupaciones planteadas por el equipo del presidente electo”, ha señalado el futuro Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en un mensaje a los medios de comunicación.

“Especialmente las relativas al sector energético mexicano. Las condiciones laborales y salariales de nuestros trabajadores y el mantenimiento de los espacios trilaterales para la solución de controversias, así como la certeza en mediano plazo del propio Tratado”, añadió el próximo Canciller mexicano.

Desde el pasado mes de julio, en calidad de observadores, miembros del equipo del presidente electo han formado parte de las negociaciones entre funcionarios de México y Estados Unidos.